Tag Archive: Sugerencia

Leonora ( ) Frida

Por una casualidad soberana entré en el Universo paralelo de una mujer desconocida, a la sombra de un mito, rebelándose contra esto, digo más, aportando imágenes tanto o más sugerentes que las archiconocidas sangrantes y atormentadas de la clásica mujer referencia en la plástica mexicana.

Leonora Carrington tuvo sus orígenes en la vieja y culta Europa, quizás de ahí su distinción artística, su forma de interpretarse en colores y texturas menos tropicales, más fríos. Leyendo parte de su biografía impresiona su desdén, su inconformidad, como tantas artistas fuera de tiempo, frutos de mundos varoniles, es incansable su “escándalo” artístico para defender la postura feminista:

“La idea de musa es algo que yo nunca comprendí muy bien. Está basada en la divinidad griega, pero yo entiendo a las musas como señoras que se dedican a zurcir calcetines o a limpiar la cocina. ¿Quién fue la musa de Dostoievski? ¿Su epilepsia, acaso? Prefiero que me traten como lo que soy: una artista”.

En el otro extremo de la cuerda, la mujer color, la herida, el perverso tono del sufrimiento a través de los ojos y el cuerpo maltrecho.

Frida Khalo es una especie de monstruo de siete cabezas, el maelstrom mexicano, la diosa impura que amas y expulsas de los templos de tu gusto. Su pintura te abofetea, te empuja hacia atrás, te toca impúdicamente los instintos eróticos…no es jamás discreta, o refinada.

“No reniego de mi naturaleza, no reniego de mis elecciones, de todos modos he sido una afortunada. Muchas veces en el dolor se encuentran los placeres más profundos, las verdades más complejas, la felicidad más certera…”

Leonora desdeñó toda su vida la obra de Frida, ambas se mueven en el mismo tiempo, comparten una realidad y un grupo de artistas que no comprende ni el refinamiento de una ni el desparpajo de la otra. No se sufren, son dos mujeres llamadas a ser reinas que tristemente no supieron, como muchos, dejar de lado el ego y atreverse a ser sencillamente amigas, un mismo espacio lineal de vida para ambas reinar pudo con ellas.

A nosotros nos queda el placer visual del ying yang , el contraste para enriquecernos de ángeles o de demonios…¿ambos de una vez? Sí en mi caso. Me apasiona pensar que una ahogó sus demonios en la otra, que cada quien a su manera halló paz interior..o no..el secreto se fue con ellas.

Ustedes, tienen ante sí ahora la decisión de amar u aborrecer.

post by duda | | 12

Los rojos de Drácula

Bram Stoker abrió una senda en 1897, su conde Drácula infundía pavor, todavía ahora un escalofrío recorre mi columna vertebral cuando recuerdo que, siguiendo mi vocación sadomasoquista, agarraba el libro y me iba a la habitación más silenciosa y oscura de la casa, para que las voces y los colmillos afilados del vampiro efectivamente me rozaran. Luego, estaba noches en vela, porque las pesadillas me perseguían. Cuando logré ponerle rostro a mi acosador las cosas empeoraron, les remito a un filme de 1922, “Nosferatu” el primero en ponerle cara al vampiro.

Pero han transcurrido generaciones y los nuevos aires del vampirismo edulcoran y hasta han tornado seductores a los chupasangres…al punto, que no hay alrededor del planeta una mujer o un hombre, que no esté dispuesto a ser presa de colmillos dentro de una boca que además de alimentarse, puede ofrecernos placeres oscuros, morbosos, atractivos.

Existe en la actualidad, y de la mano de disímiles autores, una galería de vampiros (y vampiras) cuyo glamour ha conquistado hasta al más reacio . Chicos esbeltos y sexys, mujeres de belleza impresionante, llevan bajo la máscara un ser sediento y cruel, pero, ese detalle ha pasado a ser poco menos que insignificante. Ya no tienes miedo, te entregas en la aficción sangrienta, como a una orgía de placeres inconfesables.

La literatura ha sido pródiga con el cambio del mito, Anne Rice, Sthepenie Meyer, L.J.Smith, por mencionar a los autores más leídos, han dado un vuelco total a la forma de enfrentar una novela vampírica, y atrapar a las personas en mayoría total a aficionarse al género, copiando modos de actuar y costumbres por adolescentes y jóvenes, que llevados por la admiración hacia el rostro de turno en pantalla, quieren ser como ellos.

En paralelo, el cine revela rostros fascinantes, y entrega guiones con antecedentes perfectamente creíbles para el “mal” del Conde, me detengo en una adaptación que veo y re- veo, Drácula Untold (2014), protagonizada por Luke Evans (Fast and furious, Inmortales, El Hobbit). Se recrea la historia del hombre y su conflicto ante la petición de un opresor de entregar niños para la guerra, Vlad Tepes, príncipe de Rumania, decide hacer un pacto con un ser oscuro que le promete poder a cambio de que se abstenga, luchando con sus propios demonios, a probar sangre humana durante tres días e intentar salvar a sus súbditos. Escenarios dramáticos, poderío oscuro, sed de sangre, conflictos espirituales, la película vista como un antecedente o historia no contada, justifica al Drácula posterior, su sangrienta estela.

Soy aficionada a todos los rostros de Drácula, a su amor por Mina, y caigo también en los poderes de los Cullen, de Lestat o de Damon, les propongo la lectura y la vista de un género que no por sangriento, deja de ser sugestivo.