Tag Archive: Sensaciones

post by duda | | 6

Alucinaciones XI


“por eso mi vecino tiene tormentas en la boca,
palabras que naufragan”
J.Gelman

Tu mirada fijó diana en mis hombros
sin recato rodó hacia abajo
allí se quedó: prisionera del centro
(tu escrutadora y penetrante mirada)

Cubriste mis senos con tu risa
entonces el eco de los vidrios
rasgó la distancia

Un aleteo de demonios azules saboreó mi cuerpo, desnudo y caliente

post by duda | | 6

Seducción azul

“Conozco por tí del lodo, del vodka, …(..)
de poemas desnudos sobre tu espalda empapada…”
ACC

Yo soy esa mujer que tiene sabor a maíz y mar
entre luces de una ciudad ruinosa y pétrea
tejiendo sombras amantes
de vinos y palabras crudas
como el vodka en la garganta reseca

Tropiezo con muros incoherentes de ti
Alrededor de los vicios
y me pongo subversiva para que llegues
al eje de mi humedad, que provocas
que degustas lento

Tienes el cuerpo sonrojado de deseos
un quejido dibujado en la pelvis, estallando
voy lamiendo tu explosión
gozándote el morbo

A la espera de tus dientes por mi cuerpo

Como si tuviesen alas

“¿Y si la vida quiso esperar un minuto más?”
D.M.Loynaz

¿Dónde se escondieron las mariposas?

Estábamos ahí, colgados
yo de un temblor y tú, de ellas,
inesperado como los sueños
con el capricho de la primavera y la ternura

Entonces caímos, libres
en el trayecto hacia arriba me contaste tu tristeza
y yo te dejé escuchar mi risa de ámbar
ellas fueron testigos, pero callaron

Nos encontramos en un roce de alas
maníacos de la nostalgia
una sobredosis de palabras me envolvió
ellas lo vieron, mudas,
cuando cargaban tu cuerpo hacia mi garganta

Pronto será enero

El año nuevo es como un pedacito de cristal que brilla al sol, o un capullo de rosa, húmedo de amanecer, rozagante y vivo. Siempre que pienso en enero me acuerdo de los duendes y los bebés, porque durante años nos representamos al año nuevo como un crío acabado de nacer y a diciembre con un viejito encorvado.

Es tiempo de dar paso a la esperanza que trae lo nuevo, alguien hizo un paralelo entre el año por venir y una chica desnuda, exhibiendo oronda su embarazo, una bellísima imagen. La vida, lo nuevo, la ilusión, otra vez la alegría.

Esta entrada está dedicada a los niños, mañana mi primita Sabri, la más pequeña de la familia cumple dos añitos, qué belleza de edad, cuánta inocencia, la ternura es el don de los niños, los que saben querer como dijo Martí, los locos bajitos en música de Serrat, la materialización del amor para mí. A los duendes, ésas mágicas criaturas que hacen soñar dentro de los cuentos, en los suspiros del bosque o de una estrella.

Para todos los niños y los adultos que no han dejado morir al infante en su corazón, para que siempre tengamos a mano las ganas de jugar y hacer travesuras, cierro el año del blog con una entrada bendecida por los duendes.

Nos vemos en enero!

15390835_213015175812320_8739556787398201435_n

Tú, que eres el amor en mí

“Nunca podrás sumar lo que te quiero”
V.Manuel

Rayaba el mediodía cuando gritaste en aquella sala fría, llena de luz y batas verdes, la doctora Avelina, subdirectora del hospital materno, que me atendía porque el embarazo tuyo era de alto riesgo, te acercó al panel que me impedía ver hacia mi propio cuerpo, sonriente, feliz como si fueras el primer bebé que traían sus manos al mundo, tuve tiempo de conocerla en mi largo ingreso y sé que sí, que recibía cada niño como si llevara su propia sangre, me dijo: “!Mírala, qué bella es!”, sucia de líquido amniótico, estirándote, pateando, estrenabas tus pulmones en los tímpanos de todos, y yo comencé a llorar…

Mañana cumples 12+1, (vamos a pasar mucho trabajo este año para hablar de tu edad) y todavía me saltan algunas lagrimitas al recordar el 27 del 2003.

Nuestro camino juntas ha estado marcado por la confianza y el amor, por algunas peleas gordas, que han durado un segundo o tres horas, pero que acaban en besos, por los cambios. Pero ha valido la pena.

Ojalá pueda disfrutar muchos años de tu compañía, apoyarte en decisiones, ser tu aliada en los retos que te propongas, cuidarte aún cuando ya tú tengas de quién cuidar, ser tu mano derecha, tu doctora, tu estilista, tu mascota, tu paño de lágrimas, tu fan.
Todo lo bueno que pudo tener mi vida antes de ti y de tu hermano se opacó cuando fuimos tres. Y es tan bello comprobar a diario que lo seguimos siendo.

¡Feliz cumple Camila!!!!!!!

camicumple

Sín título, acaso otra Oda a la Alegría

Mis compañeros de blog han dejado, cada uno a su manera, los buenos deseos para el 2017, Sher un Árbol de Navidad, Vivian be in Winter, Helly navega en rock, como acostumbra, así que me he quedado así, indecisa, sobre cómo desearles felicidades para la Navidad y el Nuevo Año, y lo único que se me ocurre es Alegría.

De estar vivos y medianamente cuerdos, con ésos toques de locura que nos hacen la vida más llevadera, ¿qué tipo de locura? Pues la que cada cual prefiera, un amante, una cerveza, un paseo improvisado, un sueño.

De tener limitados espacios para decir lo que pensamos, lo que creemos, para compartir amistades que no están a la mano porque la distancia es real, no virtual, pero lo que sí es posible es tocarse en letras, demostrarnos cuánto nos queremos o nos odiamos, que todo se vale.

¿Se han puesto a repasar cuánto nos dejamos en estos blogs?
En entradas y en comentarios a ellas, que llevan literatura, música, religión, mangas, tecnología, sociedad, erudición, nos dejamos el espíritu, las ansias, los encuentros, el sollozo o la carcajada, en fin, la vida.

Sean felizmente alegres en este preludio de año nuevo, no le den tiempo a la melancolía en los días que se avecinan, alégrense de tener un techo sano o agujereado, una mano en la vuestra que puede ser la de un hijo, una madre, un amigo o un amor, una botellita de vino barato para descorchar el 24 y otra el 31 o una sidra, o chispa e´tren o agua, da igual! !Bébanlo con alegría!, Bendigan la posibilidad de leer, de dormir, de ponerse ropita limpia, de pagarse un café, tenemos ¡!!VIDA!!!! y eso es lo que importa.

Feliz año!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

felizzzz

Ecos

Estoy sentada en el tiovivo del parque infantil,
allí me confesaste que te ibas…
y hasta hoy es que puedo hablar de lo que fuiste

El olvido en su extensión me da el privilegio de un alto. Un cruce leve entre la memoria y la luz, un sin atrás, ese sitio inalcanzable donde la poesía agoniza a manos de la realidad y aún así, se empeña en dejar sus últimos latidos en el aura de un ángel, que vuele y la reparta por los rostros de otros amores.

Tanteo la voluptuosidad del rincón que vuelva a desnudarte el hambre, que vierta su copa de estrellas en la línea que mi cintura detiene, para luego multiplicarse en sabores agridulces, como manchas de impudor en las turbias combinaciones del sexo y el amor.

Ancestral, torpe, como la coartada del pecado, así navegamos, en un mar de caricias, la urgencia de un te quiero dibujado en frenesíes nos mojaba la locura, ocultos tras la desnudez del cuerpo nos tocábamos el alma, unas veces adolorida, otras, líricamente ennoblecida.
Esas noches enteras, el sudor y las confesiones, mi nombre y un pronombre que susurrabas en mi cuello, mordiéndolo, marcando el tatuaje invisible de definirme tuya, y luego explotar dentro, ansioso, los trozos de vida imaginados, que no llegaron a ser hoy son el punto luminoso, meses robados a la vida ajena que quedaron en el tintero como un juego, un juego divino, e inolvidable.

Nos alcanzó la rueda del tiempo, alejó el ímpetu, la obsesión. Quedó un pequeño mural de besos, y memorias comunes, una marea constante de paradójicos hoy.

Monólogo

“Quizás en otras muertes…”

Cuando llegaste a mí, chico de sueños, eras sólo un barco derivando entre Venus y las órbitas desconocidas de la vía Láctea. Llegaste con tus cuadros de mujeres desnudas y tus cigarrillos de colores pastel, siempre sonriente, siempre pausado, en tus cabellos dorados el sol planeaba la felicidad de las estaciones, y las musas, todas, jugaban sobre tu cuerpo a ser el hada que te robaría el amor.

Cuando llegaste hasta mí, yo era un pozo oscuro de tristezas retorcidas por cegueras y volcanes, Y tú me mostraste cómo era razonable jugar con los demonios y ensuciarlos de ternura, para hacerles escupir los deseos que tienen atragantados en sus frustraciones.
Tú y ésa manía incurable de ver el azul, de pensarte una caricia en palabras eróticas y dejarla escondida entre mis senos, para luego convertirla en talismán con tus labios húmedos.

Comencé a esperarte sobre la bruma del ocaso, en los vientos de la cuaresma, en la primera hoja marrón de mi espalda, en la fugaz cortina de una dimensión. Siempre ahí, tras los cascabeles de tus dientes estaba, en un despertar cotidiano.

Nos llegamos tarde…

Detenida en ti

Te regalo
historias prohibidas que engañan
a la tristeza y al cansancio
sombras de poemas torpes
escritos a medias y cantados las más
en los espirales de un suspiro trunco
que solloza

Caminos hacia la alegría de un dia
de semana, gris, rutinario
que catapulta los deseos hacia la esperanza
tiñe de luz algún punto
que permanecía vacío

sueños
en las venas abiertas de un desliz
en la manía que tenemos de esperar milagros
mirándonos sobre el mar que acerca el sur

15319108_365209550522459_5709311421079572952_n

en Noviembre

No sé por qué es un mes de catarsis, será que se acerca el fin de un calendario y pasamos la cuenta a sueños truncos, desvelos o éxitos.
Poetas y músicos hablan de noviembre en sus creaciones, mes divino que media entre el frío y el calor, que detiene en sus minutos lo que no se hizo, para darle paso al proyecto de futuro que nos creemos nuevo cada fin de año.
Me gusta su cadencia, su simbiosis.
Que se muestre desprovisto de luces, apagado y subrepticio, ausente de alegrías, hosco, cansado. Pero también que explote, que cambie, que proponga un ejercicio de amor, que a tientas llegue a traer la felicidad un lunes interpretado como viernes o como pasión.
Noviembres lluviosos, secos, sagitarianos.
Manso en un hueco gris o acústico, recorriendo una guitarra, pastando en las montañas de Venus, amándose con una virgoniana prolífica en versos y tributos.
Seco y frío, como algunos vinos, ésos que acompañan las celebraciones, o caliente, entre velas e infusiones para escuchar al viento que restriega su poder en las persianas, las madrugadas próximas al invierno.
Para pensar en lo que vendrá, para olvidar lo que fue, para lanzarle historias incompletas, o escribir otras, terso, herido, dócil, amado. Noviembre como un dios antiguo que te besa los pies y te hiere las pupilas con su sabiduría. Solitario, pequeño y triste, cual gatito abandonado en medio de una calle sucia. Amplio y soleado, oloroso a girasoles y hortensias silvestres. Acordonado al anhelo de una voz o de una sonrisa.

Noviembre de encuentros y despedidas. De esperas…