Tag Archive: Propuesta

Pies descalzos por la Luna

Hay nostalgias en su barriga, sueños y poemas,
Un amante por cielo, una mujer que aguarda o el universo de los insomnios.
Se deshace y reproduce, ¿quién es el mago que la transforma?

En su pálida luz naufraga un puñal, se rompe un beso,
Conspira en la ciudad con los amores furtivos y mengua la rutina. Su luz helada calienta cicatrices, anestesia el dolor.

Espejo nocturno, que arrulla las fantasías

The Circle

Siempre que decido hacer una propuesta cinematográfica reviso las páginas de crítica para saber si la opinión de los que cobran por desmenuzar un filme coincide con la mía o no, pura manía, por lo general ya he visto la peli cuando leo las reseñas.

The Circle (El Círculo) es un estreno de 2017, protagonizado por Emma Watson y Tom Hanks, su argumento está basado en la novela escrita por Dave Eggers, del mismo nombre, que confiesa haberla escrito por consejo de su esposa, profesora de un instituto y preocupada (como millones de padres diría yo) por el abuso de las redes por parte de los jóvenes.

Mae Holland es una joven gris, proviene de una familia por debajo de todos los índices que la puedan convertir en una exitosa ejecutiva, trabaja a tiempo en sitios mal remunerados. Su amiga Annie logra conseguirle una entrevista en la compañía tecnológica donde trabaja, una suerte de imperio donde todo es perfecto. Poco a poco va entrenándose en las exigencias del nuevo trabajo y descubriendo sus propias potencialidades, una noche es rescatada en el mar gracias a uno de los inventos de la compañía y Eamon Bailey (Tom Hanks) la anima a participar en un experimento, que destroza los límites de la privacidad.

Casi todos los artículos acerca del filme detienen sus argumentos para denigrarla en que ya resulta atrasada por la aparición de mejoras en la red que pulverizan lo innovador de las propuestas que plantea, y pocos dedican tiempo a analizar lo peligroso que resulta el vicio desenfrenado de las nuevas generaciones a estar colgados todo el tiempo de la tecnología, no hay beso, fiesta, logro o cambio que los chicos actuales no quieran mostrar en las redes sociales, como si su felicidad estuviera condicionada por los pulgares en alto de los miles que las visitamos.

Emma Watson no demuestra nada magnífico actoralmente, al contrario del señor Hanks, que como siempre devuelve un papel brillante, pero no creo que eso sea lo importante en El Círculo, sino la línea argumental que nos lleva de la admiración a la reflexión, de sentirnos fascinados por cuán adelantada puede estar la tecnología al agobio que podría representar ser vistos hasta en nuestros momentos más íntimos. ¿Cuánto daño puede causar el inocente afán de la conectividad, de estar todo el tiempo y todos en contacto? ¿Dónde queda la necesidad de tener intimidad, el respeto a la misma?

Creo que es importante verla, y hacernos estas reflexiones.

post by duda | | 14

El Fantasma de mi cuerpo

Tres puntos le acorralan
delta tentador
en una red ávida
obscena

Naufraga obediente, él
al borde del cuarto
(es el más importante)

Un sutil aroma emerge, trastornándolo
se deja capturar,
no se resiste y entra
sale,
vuelve a entrar en la abertura húmeda
saludables gemidos brotan

los dedos mojados pintan el espacio
entre el fantasma y el cuerpo

después el rastro pegajoso y vital desaparece bajo la ducha del amanecer

post by duda | | 6

Desmontando el presente

Huyendo. Así es como surgió. De una noche de insomnios, húmedos en alcohol y fluidos internos, de los que turban la piel. La frialdad de las estrellas no hizo mella en la temperatura corporal. Conversar mucho y luego desnudarse sobre el mármol. De ahí al cielo.

Eso y una canción al fondo, en medio del silencio, de los pasos apresurados, de los jadeos tras las sombras de las escaleras. El cerebro hizo lo suyo, guardó una brecha por la que a veces, regresa.

Se regodea con canciones lentas, los restos de la flor roja en el libro aquel, de poesía latinoamericana, la luna y un piyama amarillo, herido por dentelladas. Tantos símbolos que se convierten en parte de un amor equivocado…culpable.

Luego el olvido hace su trabajo y va quedándose fuera de tu epidermis, o al menos eso crees, comes, duermes, ríes, consultas el horóscopo, disfrutas el aguacero, tienes sexo, discutes sobre globalización y precios. La vida duerme en ti.

Hasta ésa nota musical que descose los hilos invisibles de la herida olvidada. Y todo comienza de cero, como mariposas en verano.

post by duda | | 13

El amor dividido

Mike Newell estuvo delante de una empresa titánica, llevar a la pantalla grande el Amor , y no cualquiera, sino el que conocimos de la mano de un latinoamericano entrañable.

¿Qué es el amor?

Depende, a veces de la idiosincrasia, otras de la genética, pesan también los convencionalismos sociales, la educación, la latitud en que vivas, los gustos, es una pócima que admite (y permite) muchos ingredientes .

Recordaba a Arjona y su canción teorizando sobre el mismo en el disco “Independiente”, cuando la interpreta en concierto suele abrir los brazos y echar la cabeza hacia atrás, en la parte instrumental del tema, como un enamorado recibiendo en medio del pecho la flecha que lo marca. Eso es el amor, un golpe que te quita el aire, tiemblas, suspiras, hasta odias.

Gabriel García Márquez es (me niego a hablar en pasado) artífice de un mundo cercano y distante, permítaseme la paradoja. De su mano hemos conocido y respetado la historia común de un continente tildado de atrasado y salvaje. Le debemos a Europa creerse nuestros descubridores, cuando estábamos aquí, sólo que más felices, sin adelantos mecánicos o epidemias. Libres con el sol y el mar, me pregunto a veces cómo sería nuestra historia sin colonizadores.

El Gabo tiene muchos méritos, pero el mayor ante mis ojos es su materialización del Amor, a través de Florentino Ariza y Fermina Daza. Siempre que me asomo a la obra descubro aristas del sentimiento maltratado y sobreviviente. Me emociona soñar con mis setenta aún con la chispa de un asombroso amor acariciando mis huesos débiles.

El filme homónimo de 2007 tiene defectos y como todos los que se atreven a aterrizar una monumental obra literaria, el riesgo de quedarse por debajo, para disfrutarlo a plenitud hay que adaptar el paso a su tempo cinematográfico, desdeñar un poco a los personajes de la ficción escrita y darle un chance a los personajes animados, la crítica sepultó a la película desde su estreno. Es cierto que no logra atraparnos la magia de la pasión que un adolescente espera cincuenta y tres años para disfrutar, ése mérito se queda con la obra literaria y con nuestra propia percepción de la misma, cada quien lo asume de una manera única, pero tiene el mérito de mantenerte hasta el final y perdonarle los defectos porque es tan espléndido y sublime un Amor que resiste tanto, que es un pecado dejarle a medias. Incluso, me atrevería a decir que por momentos, con ciertos parlamentos, autoanalizas las relaciones amorosas que te ha tocado vivir, ¿cuántas veces han pesado más los defectos y has dejado escapar a esa persona que te llenó el alma?

Hay amores que enternecen, en su deliciosa voluptuosidad son como un espejo en el que quisieras mirarte alguna vez. Hay seres humanos que no lo dejan penetrarles los órganos y como se queda en la superficie, sólo ven de él la manida postura del amor carnal. Un sentimiento que logra perdurar es digno de respeto, de envidia, de devoción.

Yo creo en el Amor, por eso mayo me hace regresarme a lecturas y filmes donde su aura me nutre de sueños posibles.

post by duda | | 20

Padura, perros, herejes y la Habana

Para Basilio,
por las maravillas literarias que me regala

Le debo una entrada hace mucho tiempo, es, mi escritor cubano predilecto. Vive y respira un barrio habanero con la misma tensión que una calle de Manhattan. Es alto y sin atractivos físicos comúnmente aceptados, quizás por eso tiene el don de la palabra escrita que motiva.

Me atrevo a combinar en una sola entrada varias propuestas, en las cuales directa o indirectamente Padura interviene.

El mes pasado a partir de una serie: Cuatro estaciones de la Habana, de la cual supe por un blog amigo, desgraciadamente suspendido, le pusieron rostro a uno de los personajes más controvertidos de Padura: Mario Conde. Los filmes están disponibles en el paquete, no así los libros: Paisaje de otoño. Máscaras, Vientos de cuaresma y Pasado perfecto.

En cuatro largometrajes, sobre los hombros de Jorge Perugorría, La Habana enseña su cara oculta ésa que vivimos tantos a diario pero que pasa como un topo, subterránea, por la vida oficial. En un artículo de El País leí hace unos días que muchos lectores conocen la ciudad cubana a través de los libros de Padura, y no les falta razón. Leonardo describe cada ángulo citadino, los conflictos y la fealdad de manera descarnada y sincera.

Anteriormente pude disfrutar de otro filme, sobre una temática similar, que fue censurado en el Festival de cine de 2015, “Regreso a Ítaca”, su argumento se centra en el re-encuentro de cinco amigos por la visita a Cuba de uno de ellos, emigrado en España. El peso de la acción se vive en una azotea habanera, toda una madrugada de catarsis existencial, bromas, amores frustrados, sueños rotos, desencantos. Es Padura el artífice, su libro “La novela de mi vida” es caldo de cultivo del guión. No es la Habana que se vende en los paquetes turísticos, no es el cuento de hadas, es la otra, marginal y beligerante.

Los que han tenido el placer de escucharlo en una presentación literaria, o de compartir una velada, lo retratan como un hombre lúcido y a la vez imaginativo. Sus libros le delatan el acucioso peregrinar por la historia no contada de Cuba, anécdotas y hechos no tratados por los libros estudiantiles se recrean de su mano en monumentales obras de ficción.

El hombre que amaba a los perros (2009) Iván es un hombre gris y fracasado, integrante de la llamada generación perdida cubana, escritor devenido veterinario tropieza por casualidad con un hombre que posee dos hermosos galgos rusos, sin imaginárselo asiste a las revelaciones del asesino de Trotsky. La novela salta por tres realidades en tres tiempos diferentes, que confluyen en la Habana para un epílogo.

Novela densa pero necesaria para llenar un vacío histórico en la pedagogía de la isla, que te conmina a investigar si los hechos narrados y los personajes reales que se mueven en la trama existieron o son pura ficción. Su salto desde la Siberia helada hasta el colorido México de Diego Rivera, las revoluciones en su versión de a pie, desde la óptica de un soldado raso, sin gloria. Y por supuesto la Habana, la ciudad maldita que a pesar de detractores, siempre brilla en los anhelos de visitantes y nativos.

No se van a arrepentir si buscan los filmes y libros.

Canción de las mujeres rotas

Homenaje tardío al 25, contra la violencia, siempre.

Esta ciudad se muere despacio, con las últimas luces del sol la gente comienza a mutar. El aire cambia el olor de los destinos, se confabula con los rostros anónimos de los peces, adopta formas el dolor…

S arita come con los dientes, la lengua, las manos, con todo lo posible, como si fuera la primera vez que come, come la grasa, el pan, los cartílagos, se atraganta y coge un aire, sigue tragando después, y siente que las fuerzas vuelven. El hombre la mira y se imagina el banquete posterior, observa sus senos mugrientos pero redondos, con pezones oscuros, baja la vista y se detiene en el ombligo que se insinúa en el borde de la blusita a jirones, aguarda que termine de masticar y le da a beber de la botella, mientras tira de ella hacia la esquina del pasillo entre los dos solares, a ésa hora desierto, antes de arrodillarse ante la portañuela que se quiere reventar le pregunta con ojitos llenos de esperanza: ¿pero mañana me traerás más comida, verdad?…

O livia se acomoda la mochila sobre el hombro, una mueca de dolor le contrae las comisuras de los labios, se apura a cruzar con el enanito verde alejándose aprisa del edificio, justo a tiempo para agarrar el ómnibus en la puerta, empuja desesperada a los hombres que permanecen como estatuas hasta lograr pasar hacia la izquierda, en el momento que su cartera tropieza con el costado de un jovencito el chico le mira y protesta: Ñó tía!!! ¿Qué tu cargas ahí, erizos??? Ella le ignora y sigue avanzando, cuando logra acomodarse en un rinconcito para el largo viaje, revisa contenta su botín, con estas latas sobrantes del almuerzo de la mesa buffet, sus negritos tienen merienda para una semana…

S onia llora, en medio del reguero, zapatos, ropas sucias, libros, colillas de cigarro, platos. Ahora que todos duermen puede dejar salir la frustración, se mira las manos llenas de nudos y cicatrices antiguas, las uñas roídas, se imagina el violín, el futuro que pudo ser. Suspira. Decide acostarse. Mañana temprano pone orden en la casa.

La noche cubre las heridas, les deja una tregua. Un grito común engrandece siluetas anaranjadas.