Tag Archive: NoveDoso

Dadme un beso¡

En el blog “Al desnudo” de la amiga Sherezada existe una entrada sobre el tema de los besos, no obstante, quiero acercarme al gesto desde otro ángulo, no sólo el clásico amoroso.

¿Qué significa un beso? ¿Quiénes son más propensos a sucumbir a su encanto? ¿Qué nos motiva a besar a alguien?

En la bibliografía disponible se tipifican nueve besos dentro del universo humano, beso esquimal, beso al aire, en el cuello y otros, el más practicado, popular y conocido es el beso francés (ah, los franceses, dueños de la pasión) beso donde las lenguas de los besucones interactúan, máxima expresión diría yo de compenetración amatoria.

Los cubanos solemos besarnos por cualquier motivo, el saludo mañanero en la escuela o el trabajo suele estar matizado por un beso, besamos a nuestros hijos, somos besados en el día un promedio de 50 veces, en la mejilla, o en la mano, es asombroso como, a pesar de las recomendaciones de salud, que alertan sobre lo nocivo del besuqueo, ni en los momentos más terribles del H1N1 dejamos de demostrarnos cariño o amistad con el consabido beso, y no es que sea una gracia, es que nos es inevitable prescindir de sus bondades.

¿Qué nos motiva a besar?

Ahora cualquier lector del blog se dirá “porque nos dá la gana” y no le faltará razón, pero debe existir alguna motivación genética que nos lleve a necesitar que labios ajenos se posen sobre determinadas partes de nosotros.

“Los científicos no están totalmente seguros de por qué besamos”, escribió la investigadora Sheril Krishenbaum en su libro “The Science of Kissing” (La ciencia del beso, 2011).

En otros artículos consultados se refiere que besar nos lleva a replicar el gesto que hacíamos de bebés para alimentarnos (según los autores el acto de mamar la leche materna es uno de los que más placer genera al cerebro humano) , en un beso de 10 segundos se transfieren 80 millones de bacterias, lo cual permite el fortalecimiento del sistema inmunológico, también eleva los niveles de neurotrasmisores como la dopamina (regula la función motora del organismo) y la serotonina (mantiene el equilibrio en nuestro estado de ánimo), y provoca un incremento de la oxitocina, también conocida como “la hormona del amor”.

Biológicamente hablando, besarse nos convierte en seres equilibrados, románticamente hablando, besarse es la expresión deliciosa de nuestro placer. Combinados ambos, nos hace robustos, creativos, alegres y saludables.

Un beso en la mano es sinónimo de respeto y admiración. Un beso en la frente denota protección. Los padres solemos besar a nuestros críos en la cabeza, quizás sin saber que este gesto denota que son lo más importante del mundo para nosotros.
La vida humana es preciosa y corta, disfrutar a plenitud de nuestra posibilidad de amar y ser amados es un tesoro, con los besos demostramos y nos demuestran un infinito universo de señales que iluminan nuestra genética, nos producen placer y nos hace enfrentar con equilibrio los tropiezos cotidianos.