Tag Archive: NoveDoso

post by duda | | 4

This is Us…

Acaba de concluir la segunda temporada de una serie que tiene el 95% de aceptación entre sus seguidores habituales.

La trama descubre la historia de una familia norteamericana común, una pareja pierde en el día del alumbramiento de sus trillizos a uno de ellos y adopta un bebé negro que había nacido en el mismo hospital y fue abandonado por su madre. A partir de ahí comienza la historia de los Pearson, en la cual vamos construyendo a cada personaje en tramas paralelas de varios momentos de su vida como familia, con los conflictos normales del crecimiento de los hijos y las relaciones humanas.

El centro de la familia y del mundo para los Pearson es Jack (protagonizado por Milo Ventimiglia) el cual fallece de forma inesperada cuando los trillizos tienen 17 años y en este punto la vida de todos da un giro desde la felicidad total al caos espiritual.

La serie recorre una cuerda simultánea entre pasado y presente, donde ambos se complementan y constituyen parte vital uno del otro, a pesar de vender la idea del sueño americano tradicional, no desechan los conflictos interraciales, el alcoholismo, el bullying y la disfuncionalidad familiar. No hay sexo o grandes y aparatosas persecuciones de autos, no hay policías corruptos o traficantes, su gancho está en el sentimiento, ése que mueve a dos hermanos a luchar por ser el más querido o a la necesidad constante de sentirse protegido por el calor parental, es la historia familiar de cualquier persona común que a diario flota en un mar de decisiones, sueños y proyectos.

Es interesante la caracterización de los tres hermanos en cada etapa de su vida infantil, para respetar la imagen de los adultos que tienen sobre sí el peso actoral de la serie, La construcción emocional de Kate, Randall y Kevin, el amor de Rebecca y Jack, entre ellos y hacia la familia que han formado. La culpa por la muerte de Jack, el futuro futbolístico tronchado de Kevin, la búsqueda del padre biológico de Randall, los enfrentamientos entre Rebecca y sus hijos naturales, la simpatía de Toby, la ecuanimidad de Beth, todo un universo bien montado y creíble.

Si durante la primera temporada el hilo argumental se centra en los padres, en la segunda vamos a descubrir a los hijos totalmente, con sus miedos y adicciones. El final de la serie es una puerta abierta a nuevos desafíos familiares.

La serie fue nominada el pasado año a 11 categorías en los Premios Emmy incluída la de mejor drama.

Esta segunda temporada pasa actualmente por Cubavisión, en las tardes dominicales de cine.

Propuesta didáctica sobre el idioma

Gracias a Lost por la contribución

Ha llegado a mi bandeja un libro que puedo calificar de excelente: “Las 101 cagadas del español”, escrito por Maria Irazusta pero con la colaboración de un grupo de periodistas. Es un recorrido simpático y didáctico por el idioma de Cervantes, arrancas y te zambulles en su atractivo.

Desde el inicio los autores te descubren su intención de proponer el re-aprendizaje del español, de una forma simple y acequible elabora capítulos mostrando el mal uso de términos y expresiones que estamos acostumbrados a dar por buenas. Insiste además en el rescate de vocablos en desuso o en evitar la mutilación de otros.
Para los que emprenden el ejercicio de escribir es una referencia a tomar en cuenta, a veces damos por buenas maneras de utilizar un verbo, una frase o un adjetivo, que son totalmente erróneas, pero hay que reconocer también que en otros casos, se han aceptado sustantivos creados a partir del uso popular.
En su prólogo se califica al mismo como un ameno bestiario de desafueros lingüisticos, yo lo recomiendo como una herramienta de obligada consulta para el trabajo diario, no es leer el libro de un tirón, es volver sobre sus páginas para aprender a descubrir la magia de una lengua que hablan más de 500 millones de personas alrededor del mundo.
Les pego un pasaje para abrirles el apetito:

“A veces, el origen y evolución de las palabras es incierto, discutible o,
simplemente, prosaico, pero, en ocasiones, tienen detrás historias verdaderamente
apasionantes.
Piropos rojo pasión: pyrōpus es el color rojo brillante, una variedad del granate
que se ha dado en llamar rojo pasión. Procede de pyro (‘fuego’) y fue la palabra
elegida por los romanos para denominar a los rubíes por su color. Antiguamente,
como símbolo del corazón, los galanes entregaban un rubí a la persona amada. Tan
estimada piedra preciosa ha sido el origen de requiebros, lisonjas y otras zalamerías,
aunque ahora los piropos ya no son tan valorados en joyería.

Salario a precio de oro: durante el imperio romano, la sal era un bien muy
preciado y muy cotizado, por lo que a los soldados se los compensaba por su labor
militar con saquitos de esta sustancia cristalina. Ahora, salario es nuestro ‘pan de
cada día’.

Cuerpos despampanantes: los pampanitos verdes del famoso villancico son las
hojas de la parra (pámpano), célebres por cubrir las partes íntimas de Adán y Eva.
Des-pampanantes (sin-pampĭnus) significa ‘sin la hoja de parra’, es decir, se cae la
hoja que cubre nuestro pudor para que aflore nuestro asombro.
Imaginar es gratis. Juguemos con la razón de ser de las palabras. Todas esconden
una historia real o imaginaria”

Un libro interesante, que merece un espacio en nuestro día a día.

Dadme un beso¡

En el blog “Al desnudo” de la amiga Sherezada existe una entrada sobre el tema de los besos, no obstante, quiero acercarme al gesto desde otro ángulo, no sólo el clásico amoroso.

¿Qué significa un beso? ¿Quiénes son más propensos a sucumbir a su encanto? ¿Qué nos motiva a besar a alguien?

En la bibliografía disponible se tipifican nueve besos dentro del universo humano, beso esquimal, beso al aire, en el cuello y otros, el más practicado, popular y conocido es el beso francés (ah, los franceses, dueños de la pasión) beso donde las lenguas de los besucones interactúan, máxima expresión diría yo de compenetración amatoria.

Los cubanos solemos besarnos por cualquier motivo, el saludo mañanero en la escuela o el trabajo suele estar matizado por un beso, besamos a nuestros hijos, somos besados en el día un promedio de 50 veces, en la mejilla, o en la mano, es asombroso como, a pesar de las recomendaciones de salud, que alertan sobre lo nocivo del besuqueo, ni en los momentos más terribles del H1N1 dejamos de demostrarnos cariño o amistad con el consabido beso, y no es que sea una gracia, es que nos es inevitable prescindir de sus bondades.

¿Qué nos motiva a besar?

Ahora cualquier lector del blog se dirá “porque nos dá la gana” y no le faltará razón, pero debe existir alguna motivación genética que nos lleve a necesitar que labios ajenos se posen sobre determinadas partes de nosotros.

“Los científicos no están totalmente seguros de por qué besamos”, escribió la investigadora Sheril Krishenbaum en su libro “The Science of Kissing” (La ciencia del beso, 2011).

En otros artículos consultados se refiere que besar nos lleva a replicar el gesto que hacíamos de bebés para alimentarnos (según los autores el acto de mamar la leche materna es uno de los que más placer genera al cerebro humano) , en un beso de 10 segundos se transfieren 80 millones de bacterias, lo cual permite el fortalecimiento del sistema inmunológico, también eleva los niveles de neurotrasmisores como la dopamina (regula la función motora del organismo) y la serotonina (mantiene el equilibrio en nuestro estado de ánimo), y provoca un incremento de la oxitocina, también conocida como “la hormona del amor”.

Biológicamente hablando, besarse nos convierte en seres equilibrados, románticamente hablando, besarse es la expresión deliciosa de nuestro placer. Combinados ambos, nos hace robustos, creativos, alegres y saludables.

Un beso en la mano es sinónimo de respeto y admiración. Un beso en la frente denota protección. Los padres solemos besar a nuestros críos en la cabeza, quizás sin saber que este gesto denota que son lo más importante del mundo para nosotros.
La vida humana es preciosa y corta, disfrutar a plenitud de nuestra posibilidad de amar y ser amados es un tesoro, con los besos demostramos y nos demuestran un infinito universo de señales que iluminan nuestra genética, nos producen placer y nos hace enfrentar con equilibrio los tropiezos cotidianos.