Category Archive: Historia

Un hombre de espaldas al mar

En verano las vacaciones te llevan de paseo a múltiples lugares, huyendo del implacable sol nos refugiamos en un palacete criollo de enormes espacios frescos y silenciosos, escaleras arriba, los chicos descubren una sala, dentro de la edificación, que está cerrada herméticamente, no obstante, unos ligeros toques en la puerta bastaron para que la celadora nos diera paso al interior, allí, se conservan las banderas que han acompañado diferentes momentos de la historia cubana, documentos interesantes, piezas personales de próceres y héroes. Un pliego de papel casi en ruinas llama la atención de mi hija que no puede controlar la emoción y me grita, llevándose un regaño, para que me acerque a mirar lo que ella ha descubierto.

En mi familia siempre se le ha dado una importancia grande al estudio y conocimiento de la historia nacional. Más allá de creencias políticas, y dejando claro que política y patriotismo no son ni siquiera sinónimos, conocer de cerca la vida y los hechos que forman la identidad de tu país forma parte del fomento de los valores elementales que debe llevar consigo cada ser humano en la vida, al menos ése es mi criterio.


“No estamos de acuerdo con lo pactado en el Zanjón; no creemos que las condiciones allí estipuladas justifiquen la rendición después del rudo batallar por una idea durante diez años y deseo evitarle la molestia de que continúe sus explicaciones porque aquí no se aceptan”

()”Entonces, no nos entendemos?”- dijo Martínez-Campos-

“No, no nos entendemos.”

El documento que tenemos delante narra los hechos ocurridos el 15 de marzo de 1878.
La frase ha pasado a formar parte de la memoria rebelde de los cubanos, es una declaración de intenciones, una forma de plantar cara a los intentos ajenos de intromisión en asuntos privados, es la corajuda (léase la verdadera intención) respuesta de un hombre valiente, inteligente, con pocos recursos bélicos pero con sobrado valor para no rendirse, aún, con el panorama en contra.

Antonio Maceo Grajales cae físicamente el 7 de diciembre de 1896, quedaba detrás una vida para Cuba, hay dos sitios que todos los nativos debían visitar : el Mausoleo del Cacahual y el Parque Maceo en Centro Habana, o por lo menos acercarse mediante la lectura a la vida de este hombre impresionante.

post by duda | | 8

Catedrales

Cuando estaba en época de escoger carrera universitaria me atraía muchísimo la Arquitectura, por cuestiones que no vienen al caso seguí otro camino, pero no dejan de fascinarme las construcciones monumentales. A este tema pretendo dedicar algunas entradas, algo diferente a lo que acostumbro, pero creo que resulta interesante.
Hoy intento dejarles un pequeño paseo por Catedrales del mundo.

Notre Dame

Una de las obras majestuosas de la arquitectura es la Catedral de Notre Dame, en París, su construcción comenzó en 1163 y concluyó en 1345, consagrada a María, madre de Jesucristo, es un ejemplo clásico del estilo gótico, que se concentraba en la monumentalidad de las edificaciones, impresiona la belleza de su fachada y sus áreas interiores, el finísimo tejido de sus adornos en piedra y los contornos de sus atrios y púlpitos. Como todo lugar espléndido Notre Dame guarda en sus cimientos las historias de celtas, las intrigas de la corte francesa, los estertores de la revolución y la magia de historias fantásticas, es archiconocida por su jorobado: Quasimodo, que se refugia en ella para sufrir su amor imposible por Esmeralda (Victor Hugo, Nuestra Señora de París).

Catedral de la Santa Creu

La Catedral de Barcelona, de la cual prefiero su nombre catalán, pero también llamada Basílica de la Santa Cruz y Santa Eulalia es un referente para el turismo que visita la ciudad barcelonesa, de la cual leí hace unos días que los nativos están hartos del exceso de turismo que les invade anualmente.
También exponente del estilo gótico en su construcción, es un poco difícil determinar la fecha exacta del inicio de su construcción, en ella además, se mezclan estilos varios por la extensión de sus instalaciones y la duración de su ejecución, es una de las obras arquitectónicas con mayor detalle en la creación de esculturas y vitrales, posee más de diez capillas, cada una consagrada al culto sagrado, poseedoras de reliquias e historia que es imposible abarcar en un solo escrito. Sus cinco puertas dejan el paso al interior de un templo que es un museo prácticamente, por la historia que atesora y que, según los que han tenido la suerte de visitarla, es imposible abarcar en una sola visita.
Consagrada a la Santa Cruz desde 599, se añadió en 877 a Santa Eulalia, patrona de la ciudad, cuentan las tradiciones orales que la doncella de trece años fue víctima del martirio de los romanos, siendo expuesta desnuda en el foro de la ciudad, durante la primavera, y que milagrosamente cayó una nevada que la cubrió, fue martirizada duramente hasta morir, crucificada, en una cruz en forma de aspa, que es el emblema de la diócesis. Otra historia de las tantas donde prima la crueldad religiosa.

Catedral de San Basilio

Es el icono de Moscú, quizás desconozcas el resto de los paisajes rusos, pero no has dejado de ver alguna vez los hermosos y coloridos remates de las cúpulas de San Basilio. Exponente del estilo bizantino, se encuentra situada al sureste de la Plaza Roja, y muchas veces se le confunde con el Kremlin, pero son dos construcciones distintas. Sus trabajos comenzaron en 1555, por órdenes del zar Iván el Terrible, para conmemorar la conquista del Kanato de Kazán, no es la catedral principal de la capital moscovita, pero es tan bella que se ha convertido en uno de los lugares más visitados y por consiguiente su imagen es conocida en el mundo entero.
Muchas historias y leyendas corren acerca del tratamiento infligido a los artistas que diseñaron su imagen, y también sobre las influencias culturales que nombran artistas italianos, griegos y alemanes. Pero independientemente de los avatares históricos de su construcción, el legado es una obra digna de conservar y conocer.

Catedral de la Habana

¿Cómo salir de este minúsculo paseo por las catedrales del mundo sin hacer un alto en las losas desgastadas y queridas de la nuestra?

Conocida como Catedral de San Cristóbal de la Habana o también como Catedral de la Virgen María de la Inmaculada Concepción, por estar bajo su advocación, es una obra que refrenda el barroco cubano, basada su escenografía civil en las corrientes toscanas. Iniciada su construcción en 1727 bajo la orden de los Jesuitas, para 1777 ya estaba terminado el colegio, pero ocurrió la expulsión de los jesuitas del nuevo mundo y el monumento pasó por un período de transformación, en dependencia del Obispo actuante. Albergó durante décadas las cenizas del almirante Cristóbal Colón, y vivió sus momentos de abandono y oscuridad, finalmente, gracias a la obra de la Restauración de la Oficina del Historiador de la Habana, hoy visitamos un inmueble cuidadosamente conservado, que no emula con los grandes enclaves del primer mundo, pero que posee la magia de un monumento criollo que deja atrapar el aire sagrado de los sitios que se quedan para ser parte del tesoro que hereda la Humanidad.

Algo que nunca se menciona en los documentos históricos es la cantidad de personas que intervienen en la construcción de estas edificaciones, sólo los artistas reciben el crédito y la gloria por legarle al futuro piezas de espléndido valor cultural y arquitectónico, las horas de esfuerzo, los accidentes, el desvelo de cientos de obreros , en la mayoría de los casos mal pagados y mal tratados queda solamente en el silencio de los muros, es a estos anónimos artífices de la grandeza que llega a formar parte del Patrimonio de la Humanidad que doy las gracias por legarnos piezas como éstas.

post by duda | | 15

“Que nunca dejaré de acompañarte”

Mayo de 1873, la manigua cubana recibe la sangre del hombre, del mambí. Lejos, una mujer acuna al fruto de su amor, la niña que recién abre los ojos a la luz jamás verá ante sí, a su padre.

Camaguey es la antesala del mágico Oriente de esta isla, sus tierras ganaderas, sus extensiones tan verdes que la vista se nubla, sus pueblos llenos de tradiciones y ecos de historias. Es también la cuna de un romance para la eternidad.

El amor de Ignacio Agramonte y Amalia Simoni es un capítulo en el cual detenerse, para respirar ternura, calidez, compromiso. Les tocó vivir una época convulsa del siglo XIX cubano, un tiempo de guerras y revoluciones.
Ignacio nació en una familia burguesa,de su Puerto Príncipe y estudia Derecho en La Habana de mitad de siglo, allí, desboca su vocación humanista y criolla, su pasión por los aires independentistas, el hombre que regresa a las tierras de su nacimiento ya trae un fuego latiendo en su alma.
Amalia Simoni no era una beldad de salón, la fiereza de su tierra, su formación intelectual, su carisma, cautivaron al joven desde el primer encuentro, siendo aún estudiante de Derecho.
Nació un amor con raíces perpetuas, que se enfrentó a negativas y conspiraciones por la inmediata guerra, se casaron, para sellar un compromiso que trascendería sus vidas humanas, en medio de los primeros años de la Guerra grande, al monte seguiría esta mujer a su hombre, al martirio, a la escasez, ¿cómo vivir si no, distantes?
Pero la fatalidad del exilio logra separarlos, Amalia tiene que partir y llevar en sus brazos a Ernesto, y en el vientre a Herminia. Es aquí, donde se desata una correspondencia trémula, pasional, íntima, enternecedora, que llega ante nuestros ojos y nos permite aquilatar la grandeza del alma del Mayor, no sólo su apasionada defensa de la cubanía con acciones y letras, sino la más intestinal añoranza del cuerpo y el espíritu de su mujer amada.

Nunca llega a sus manos la carta en que Amalia suplica por el amor y sus hijos que se cuide:

“Yo te ruego, Ignacio idolatrado, por ellos, por tu madre; y también por tu angustiada Amalia, que no te batas con esa desesperación que me hace creer que ya no te interesa la vida. ¿No me amas?”

El Mayor cae en el combate de Jimaguayú, no logra conocer a su hija, no abraza de nuevo a su Amalia. No tenía 32 años. Entre guerras y diplomacia sale Cuba del siglo XIX y entra en la etapa más controversial de su historia.

Camaguey no olvida, rinde tributo, en 1912 una anciana devela la estatua ecuestre que le homenajea, desfallece, la viuda del hombre insigne, la Amalia de Ignacio toca la estatua y yo, que he puesto mis manos en la monumental obra he podido escuchar su amor, más allá de la muerte.

No puedo dejar de reproducir el pasaje final de la vida de la Simoni, muy publicado, pero conmovedor:

“— Herminia, tócame el Movimiento Perpetuo de Chopin ¿quieres? Quizás sea lo último que te pida, hija mía…
La muchacha observa a su madre. De sus ojos surgen unas lágrimas involuntarias. Se sienta frente al piano y toca las melodías de la juventud de Amalia, de la época en que era una de las jóvenes más hermosas del otrora Puerto Príncipe y que deleitaba a todos con su encanto.”

Debajo de la almohada, hallaron, tras su muerte, las cartas de su amado Ignacio:

“Sí, Amalia de mi vida, eres mi único delirio; a nadie, a nadie amo tanto como a ti, jamás lo dudes. ¡Me siento tan dichoso amándote y siendo el objeto de tu amor! No vuelves a quedar sola otra vez, como dices: allá te acompaña mi pensamiento que nunca te deja, mi amor está contigo; allí tienes mi alma. Nunca mientras viva tú estarás sola, que nunca dejaré de acompañarte…”