Loa a Memorias

Gracias B por la idea sugerida entre líneas…

“¿He cambiado yo o ha cambiado la ciudad?
Tú recuerdas muchas cosas,
Recuerdas demasiado. Donde esta tu gente, tu trabajo, tu mujer
¿Y si ahora mismo empezara todo?”

Durante agosto el cine cubano celebró el 50 aniversario de uno de sus clásicos: “Memorias del subdesarrollo” de Tomás Gutiérrez Alea.

El filme marca una época en la sociedad cubana de principios de los sesenta, que por ésas manías del destino, vuelve a repetir una y otra vez la historia que narra, aunque las condiciones alrededor del exilio en la actualidad hayan cambiado.

El protagonista es un burgués que se queda en Cuba al triunfo de la Revolución, comienza un proceso de acercamiento al cambio social que está viviendo, tratando de comprender la nueva realidad que lo rodea y de buscarse como individuo en la misma.

Sergio se debate en el análisis de su nuevo entorno, teoriza sobre males sociales, admira a diferentes mujeres, tiene sexo, fuma, observa la ciudad por un catalejo, duda, se inquieta ante problemas que todavía nos golpean a cada paso a pesar de los años transcurridos, y es quizás por esta profunda disección de una realidad tan mutante pero varada a su vez por paradójico que resulte en los mismos problemas que “Memorias” no envejece, no se queda como un filme que sólo es conocido por una generación, y continúa siendo el referente para retratar la sociedad cubana.

El guión está basado en la obra homónima de Edmundo Desnoes, un cubano-americano, nacido el 2 de octubre de 1930. Escritor vanguardista radicado en EE.UU, mantiene un vínculo cercano con la intelectualidad cubana, al respecto del aniversario del filme y entrevistado por ésa causa refiere:

“Yo digo que el éxito de Memorias… se debe a tres cosas: la Revolución, el momento de la nueva ola del cine francés y la actuación de Sergio [Corrieri], que es, yo diría, el Mastroianni del pobre. (..) El éxito siempre depende mucho de la circunstancia histórica.”

Recomiendo a mis lectores que no la conozcan el disfrute de esta obra y un acercamiento además al trabajo del actor Sergio Corrieri, quien da vida al protagónico del filme y es un gran responsable de su éxito.

6 Responses

  1. Sherezada dice:

    La verdad, Du, es que a mi el cine “viejo” no me va, no se por qué, no me gusta ver películas que se hayan hecho “antes de mi era” jijijjiji Sé que “Memorias…” es de las grandes del cine cubano, y Corrieri de los inolvidables, sé que así les catalogan, pero no puedo decirlo yo con conocimiento de causa.
    Una cosa si es preocupante (cine aparte): que siga teniendo vigencia, que su discurso esté varado, que aquellos problemas todavía nos golpeen. Películas como esta deberían estar envejecidas, sí.
    Un beso, Du.

    • duda dice:

      Te digo como a mis hijos, si no conoces el pasado, muchas veces no entiendes el presente porque uno es consecuencia del otro. Una persona inteligente como tú debe auto-obligarse a conocer si no todo, aquello que ha marcado hitos en la sociedad y el mundo del que eres un navegante más.
      ¿Entonces tampoco conoces el cine de Marlon Brando,Toshiro Mifune o Jorge Negrete? Haz el esfuerzo, no te vas a arrepentir…

      Más besitos!!!!!!!!!!!

  2. Lucía dice:

    Sabes que estuve enamorada de Sergio cuando era una niña?…esa imagen precisamente me devuelve a un tiempo en el que no tenia q preocuparme por nada..y estoy de acuerdo contigo que no se puede olvidar el pasado,en el que habia pocas opciones, Jorge Negrete era el galán por excelencia recuerdas…?

    ..y cabe mencionar mi socorrido Lucía…A que no es bella la peli!!!!

    Que bueno volver….

    • duda dice:

      Casi todas las chicas de nuestra generación se enamoraron de Sergio. Aunque fue una “época de oro” del cine y la TV cubanas, galanes teníamos varios.
      El pasado es el alimento del presente, funciona en todo, tanto en lo social como en lo personal. Lo que aprendes de niño te va definiendo, muchas veces sin que lo notes, de adulto.
      Y encantada de tenerte de vuelta!

  3. Lost dice:

    Alimentar tu verbo nos enriquece. Yo solo trato de estimularlo y a veces lo logro, para felicidad de todos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *