post by duda | | 5

Retrato en sepia

En la Habana ha llovido mucho en las dos últimas semanas, tiempo perfecto para dedicarle más horas de las acostumbradas a la lectura, en ésas tardes grises en que los relámpagos te sobresaltan echarle mano a un libro es una opción atractiva.
Los visitantes del blog conocen de mi preferencia por Isabel Allende y su estilo narrativo, amén de los detractores siempre me siento dispuesta a sumergirme en sus propuestas:

Retrato en sepia (2000) es una novela que narra pasajes de la historia chilena de finales del siglo XIX, Aurora del Valle es una mujer que busca la verdad sobre su origen, en medio de una opulenta familia que mueve sus hilos de Chile a los Estados Unidos, criada por su abuela a partir de los cinco años, la muchacha va relatando pasajes familiares en los cuales se mezclan razas y caracteres, además de lo acontecido en ése período histórico de Chile. La autora se atreve a narrarnos los momentos terribles de la Guerra del Pacífico, el miedo o la desesperación de un soldado, el ternura de una enfermera, toda la crudeza de una contienda llega hasta nosotros sin adornos. Además, en la búsqueda de la verdad sobre su origen, Aurora nos permite asomarnos al increíble mundo de la familia que luego se recrea en el clásico por excelencia de la Allende: “La casa de los espíritus”.

Ambientada en San Francisco y Santiago de Chile, una vez más nos cautivan los personajes femeninos rotundamente diseñados, la descripción de emociones y tiempos. Escapa del melodrama alrededor de la muerte o el costumbrismo, para adentrarnos en la sicología de personas que comenzamos a amar desde las primeras páginas, tan deliciosa, exótica y desprejuiciada como siempre, Isabel me hace desdeñar otros hobbies para navegar en sus páginas.

Es también Retrato en sepia un pequeño homenaje a las mujeres pioneras de cada adelanto que luego ven opacados sus triunfos por la dominación masculina, en este caso es la fotografía un eje que lleva la trama a desarrollarse y muchas veces a definirse. En el momento de publicación de la obra la escritora declaró:

“A finales del XIX la fotografía no era considerada un arte, sino un juego, y muchas mujeres se dedicaron a ella buscando imágenes de la gente que las rodeaba” (..) “Hicieron grandes retratos y también se interesaron por las ciudades, los paisajes, las huelgas y movimientos sociales. Cuando la fotografía empezó a considerarse un arte, se la apropiaron los hombres, como siempre, y se olvidó a aquellas grandes fotógrafas”.

5 Responses

  1. Sherezada dice:

    A Isabel Allende solo me he acercado para leer un pequeño relato titulado “El sexo y yo” donde narra su despertar sexual y posteriormente su enfrentamiento a los prejuicios existentes en la época.
    No se por que a mi los grandes escritores y la literatura más clásica no me atraen, prefiero estos libros de ahora, que llegan a convertirse en Best Sellers sin ser ni siquiera buena literatura, pero que traen historias mágicas con mucha acción y te mantienen expectante de principio a fin. Será que soy más ¿ligera?… o será ese remanente adolescente que a veces sospecho permanece en mi.
    Como sea, no dudo que esta propuesta que nos traes sea una muy buena opción… y sí, yo como tu me he sumido en la lectura en estos días, aunque, como te digo, lo hago con una saga juvenil de magia, batallas y jóvenes rebeldes jejeejejej

    • duda dice:

      Si lees bien por tí, el género da igual (si me lee H me deshereda) lo importante es tener un libro delante, viajar en su historia, igual te la pasas detrás de clásicos y filósofos que te alimentan el conocimiento pero no el gusto y la lectura deja de cumplir su rol.
      Pero con la Allende deberías darte un chance, quizás no con esta propuesta, sino con algo más ligero, como Los cuentos de Eva Luna, ella posee un fino sentido del humor y logra también relatar el sexo con un morbo delicado que agrada, no es bdsm ni hay crueldad manifiesta en sus escenas, pero puede interesarte.
      Gracias amiga, te quiero!

      • Sherezada dice:

        No creas que no lo he valorado Du, sí que lo he hecho, y tal vez un día finalmente me atreva. Me gustan las historias narradas desde la perspectiva femenina, pienso que las mujeres tienen un mejor gusto a la hora de escribir, y si no mejor al menos un gusto diferente, y pueden llegar a ser incluso más atrevidas que los hombres, y hasta más “oscuras”, pero sin perder ese toque, o tal vez ese lenguaje, femenino.

    • DanneS dice:

      Hola.
      Me paso por aquí debajo de un pequeño aguacero,para decirles que me encanta Isabel Allende, es una de mis escritoras favoritas….pero la verdad es que las prefiero a ustedes. Madri, por favor, si no puedo hacérselo saber a Sher, dile que me llame. Que yo he perdido todo el contacto con ella, perdí su número y su correo, así como el tuyo y el de Lú. Cosas de la maldita tecnología. Perdón que use este tu espacio, pero ya no se de qué manera saber de ustedes. Mea culpa, I know, pero no por eso las dejo de extrañar. Las adoro….porfa, si ya me andan olvidando, no lo hagan. Dejénme volver…aunque sea de a poco….

      • duda dice:

        Pero cómo podrás pensar que te olvidaremos? Tonta! Me ha dado un súper alegrón leer tu mensaje, siempre estás presente, aunque no podamos hablar o vernos, nuestro cariño sigue intacto. Te llamaré, para que recuperes mi cell y ponernos además al día, te quiero mucho mi niña.
        Un beso grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *