Blues y ciudad, años después

No logré encontrar en la web un solo artículo que me remitiera al estreno nacional del filme de Benito Zambrano, realizado en 2005: “Habana Blues”, en la isla se exhibió durante un Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, una noche.

La prensa internacional si hizo eco de algunos aspectos del filme y es realmente doloroso que el gran público nacional no haya podido ver en pantalla grande el magnífico derroche del arte que luego se volvió trending en el panorama musical de la isla: Kelvis Ochoa, Telmary, X Alfonso, Juan A Leyva, por sólo mencionar a algunos, ponen su talento a disposición de esta obra en canciones, arreglos y presentaciones.

Habana Blues es la historia de dos amigos que hacen música fusión y sobreviven en la Habana actual. Ruy y Tito están interpretados por Alberto Yoel y Roberto San Martín respectivamente, su sueño es abrirse camino en la música y a partir de conocer a dos españoles que intentan producir a artistas desconocidos tienen que tomar decisiones en cuanto a su vida futura. El filme no se siente caduco, a pesar de tener algunos años ya, su conflicto social se mantiene.

Benito Zambrano es un español graduado de la Escuela Internacional de cine de La Habana en los noventa. Con su ópera prima “Solas” obtuvo 5 premios Goya, entre ellos el de mejor director novel. Se siente su conocimiento de la realidad cubana en el argumento de la película.

Siempre hay muchas Habanas en las miradas de los cineastas, de los periodistas o de los visitantes, todos no tenemos la misma percepción de la ciudad, ni aún sus propios habitantes. Pero si algo el filme logra captar es el gran espíritu de criollos que hemos defendido por siglos, puedes ser emigrante, militar, eclesiástico o poeta maldito, no aceptas en ninguna postura que se denigre a tu tierra natal, que se le trate sin respeto.

Las actuaciones de los chicos que en su momento se auto titularon como “actores alternativos”, muchos unos perfectos desconocidos que hoy tienen una carrera reconocida dentro o fuera de Cuba, son impecables, convencen, enamoran, retratan al cubano de a pie, ése que como los niños de Caridad come frozen aguado; o que bebe ron de 60 pesos, como la abuela de Tito.

Pero la gran protagonista es la música, la que le toma el pulso a la vida, la que sugiere o da, ésa música hecha desde la perspectiva de jóvenes herederos de tradición y que apuestan por estilos diferentes, agresivos y relajados, cubanía que destaca lo mismo en el rock que en el son.

Recomendación especial a los amigos del blog. La disfrutarán.

13 Responses

  1. Vivian dice:

    NO vi Habana Blues…asi que me quedo sin opinar, pero si a la expectativa. Viniendo de tí….es una deuda pendiente. Te sigo.

    • duda dice:

      Es una película que disfrutarías bastante, aunque eres más de ingleses. Desprende ésa cubanía que encuentras en el bar de nuestros sueños, en una azotea para una guitarra y un hombre, en un trago de ron barato que sabe a gloria cuando estás en el acto trascendental de despedir a un amigo que se va, y que no sabes si volverás a ver.
      Búscala, luego me dices.

      • vivian dice:

        Vaya Dudj….deberías vender croquetas aunque fueran de verdolaga……

        • duda dice:

          ¿Por qué? Si supieras que durante el período especial lo hice…

          • yoenkys dice:

            Uf! eso sí no me lo esperaba ves, jajaja, aunque ése fue en tiempo malo para todo el mundo, yo acá en mi monte sembraba arroz y otras viandas y hortalizas con mi viejo jejeje, qué tiempos más malos aquellos que no teníamos de nada.

  2. yoenkys dice:

    Realmente no he visto el filme, hace ya tiempo que mi tiempo apenas alcanza para nada más que (trabajo, casa, escuela de idiomas y construcción) Uf! ya los amigos comienzan a preguntarme si me volví viejo de pronto, si cambié de palo para rumba, jeje pero hay que terminar mi propia casita pues siempre después ya vendrán nuevas fiestas y pachangas, pero mi techo si no lo hago yo, no me lo harán ni las fiesta ni las pachangas jajaja, pero voy a tener en cuenta y en cuanto lo tenga lo veo.

    El otro Gravity lo he buscado pero las personas que he visto me han dicho que ya lo han borrado, pero yo doy con él, no te preocupes.

    • duda dice:

      Bueno, un dato para encontrar Habana Blues: salió en el paquete de la semana pasada, quizás aún puedas hallarla.
      Gravity sí tiene algún tiempo de exhibida.

      Saludos!

  3. eco120 dice:

    Hola mi DU:

    No sabría decirte las veces que he visto Habana Blues, tantas que en mi memoria habitan casi todas las escenas, y la música, han pasado más de 10 años y aún escucho Arenas de Soledad con el mismo asombro….

    Gracias DU, mis besos para ti.

  4. RagnaR dice:

    …Empezar de nuevo. Sin sentido y sin tener, un camino cierto que, te enseña a no perder la fe…
    Hola Dudu, que decirte de Habana Blues… Hay mucho, mucho, para mi, de lo mejor del cine cubano por mucho y me identifico mucho con el personaje de Tito. Un amigo, un hermano a pesar de todo.
    Puro ajiaco y cubanía.

  5. sherezada dice:

    Habana Blues es un retrato: de una época, de unas vidas, una sociedad. Es la cara de una realidad que ha golpeado y golpea. Y entre la imagen de dos jóvenes que intentan abrirse paso en la música, se esconde un discurso doloroso, la condena de los porqués sin respuesta, las tristes decisiones a tomar cuando debería ser más lógico tener ante sí un único camino: el del sentido común y la libertad.
    Habana Blues es un trozo de canción, el recorte de un periódico, una noche habanera. Es la tristeza y la melancolía, el amor mutilado, cercenado por las ansias de tener, de ser alguien, de vivir mejor.
    La música, exquisita. Como otros han mencionado ya “Arenas de soledad” es un tema que cala, y en el contexto de la película no dudo yo que haya hecho saltar algunas lágrimas a más de uno. Pero la banda sonora en general es realmente buena.
    Excelente propuesta, Du. Yo me uno a tu recomendación.

    • duda dice:

      Es todo eso que mencionas, tú eres habanera, como yo sabes a qué huele el muro del malecón en las tardes, cómo las calles crepitan bajo los tacones de las mujeres que se alquilan para soñar, sabes de rones baratos en barras sucias, donde los desahuciados ahogan las frustraciones, que cuando uno pasa te observan con la mirada apagada. La Habana no es solamente el glamour de las pasarelas y los barcos que calan llenos de extranjeros, como Habana Blues en la última década hay otros rostros que muestran la amalgama de sentimientos que enciende los corazones de la gente que duerme bajo los techos citadinos, está “Regreso a Ithaca”, o las “Cuatro Estaciones”, análisis sobre la realidad que vivimos, que sufrimos, pero que a pesar de todo nos mima.
      Gracias amiga, un comentario certero, tú, que eres una maga para combinar letras y emoción, le has hecho un resumen bellísimo a la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *