Pies descalzos por la Luna

Hay nostalgias en su barriga, sueños y poemas,
Un amante por cielo, una mujer que aguarda o el universo de los insomnios.
Se deshace y reproduce, ¿quién es el mago que la transforma?

En su pálida luz naufraga un puñal, se rompe un beso,
Conspira en la ciudad con los amores furtivos y mengua la rutina. Su luz helada calienta cicatrices, anestesia el dolor.

Espejo nocturno, que arrulla las fantasías

5 Responses

  1. vivian dice:

    Yuju….un agujero negro irmitico,,,,,,,,,jejeje…………..bellisimo

  2. sherezada dice:

    Wao, que bien regresar y encontrar uno más de tus poemas que saben tanto a mi, a como me siento… a las nostalgias mismas de mi propia barriga.
    Me gustó mucho este.
    Besu

    • duda dice:

      Sigo sobre ascuas…te leo y reconozco cuánto te he extrañado…
      Me alegra que te guste, que te identifiques. Vosotras tenéis parte en cada letra mía.
      Más besis!

  3. Nube dice:

    Bello pero triste, me da la impresión de que ese bebé no llegó a nacer… Por otra parte, no sé por qué motivo sí extrañamos esos momentos en los que ciertas pataditas no nos dejaban comer con tranquilidad, incluso nos dificultaban la respiración, posar nuestra mano sobre el vientre cuando más activo está y acariciarlo, hablarle con ternura o simplemente decirle: “por favor estáte tranquilo(a)” ^^,

    • duda dice:

      Lindo comentario…en este caso no es un bebé…es la Luna, la protagonista, pero me ha gustado tanto cómo haces un retrato del cuerpo materno, cómo describes tan bien la incomodidad, que es sólo soportable porque amamos lo que llevamos dentro, el amor que desbordan tus frases es digno de que lo comparta acá.
      Igual la Luna influye en la maternidad, así que brindemos por ambos, los bebés y las Lunas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE