post by duda | | 2

Ramón, el guateque!!!

Ramón Veloz canta como nadie “El amor de mi bohío”, era pequeña cuando aparecía todos los domingos en mi pantalla blanquinegro, todavía veo Palmas y Cañas, un homenaje silencioso a mis abuelos, que no eran del interior, como solían decirle los habaneros a las personas de otras provincias, pero adoraban el programa.

Le conocí, estamos medio emparentados, guardo en el recuerdo, como un tesoro, una tarde de descarga guajira en el patio de unas primas, Ramón, Coralia, mi tía Mirtha y otros cantantes desconocidos, la improvisación, la tradición, todo en medio de una potente comida criolla, se quedaron en mi memoria para el resto de la vida.

Ramón conservó hasta el final su sencillez, creó una familia bella, que le ama. Su gallardía varonil enamoraba a la más pinta, su rostro sonriente y su amor por la cubanía le ganaron un puesto en la historia musical del país.

La música campesina es cuestión de pocos en Cuba, no tiene renovaciones importantes, durante el “boom” Albita Rodriguez apareció una esperanza de cambio para hacer renacer el género, pero no fue posible, cuando no hay creaciones que insuflen aires diferentes se cae en la rutina y de ahí al olvido. El repentismo ha tenido mejor suerte, no así la guajira tradicional.

Ni siquiera con las últimas inyecciones de los Sonando y Bailando se le dio espacio al género.

Les propongo una joyita de archivo, para el calor de junio:

2 Responses

  1. sherezada dice:

    Bueno, realmente este pudiera ser actualmente el género musical menos popular en nuestro país, si bien es cierto que aun hay gente que lo disfruta, incluso aquí en la Capital. De ahí que Palmas y Cañas permanezca aun en pantalla.
    A Ramón y Coralia los conozco más bien de nombre, porque alcanzar a ver en realidad me tocó Ramoncito, y Ramoncitín, hijo y nieto respectivamente, que emigraron a los Estados Unidos cuando yo todavía era niña.
    Mi mamá me comenta a veces cómo los mexicanos, por ejemplo, conservan con tanta pasión sus rancheras, así como los españoles sus coplas y su flamenco, mientras aquí la música campesina es la que casi nadie quiere escuchar, apenas se defiende, y tienes razón, en Sonando en Cuba no se tocó el género, aunque el programa aboga por la música cubana en general.
    Ah! te faltó mencionar a Celina González, que se le conoce como la Reina de la música campesina, que gozó de muchísima popularidad también, primero con su esposo Reutilio, y luego en solitario.
    Yo conozco esta música mayormente por mi mamá y mi abuela, pero no puedo decir que la consuma y mucho menos que la prefiera, realmente. Pero sí, es parte de nuestra cultura y no debería perderse, porque sería como perder una parte de nuestra identidad.

    • duda dice:

      Mi intención es mostrarles a Ramón en una interpretación magistral del tema que les propongo.
      Si vamos a hablar de música campesina claro que la Celina es un icono del género. pero quizás en otra entrada, abunde en sus cultores.
      Tienes razón, solamente en Cuba se ha dejado tan a la saga la guajira, es doloroso porque es nuestra raíz musical, tanto como el son, yo creo que los compositores actuales y los directores de bandas y grupos de este corte, deben pensarse la renovación, por eso mencionaba a Albita, quizás eras pequeña cuando ella comenzó a popularizar temas que eran guajiras, pero con un formato moderno, incluyendo otros instrumentos y fusionando, pero luego emigró y volvimos al trillado camino de letras antiguas que no motivan.
      En EEUU por ejemplo, al igual que Mexico con sus rancheras y sus grupos tradicionales, es fortísimo el movimiento country (que me encanta) y para el cual preparo una entrada.

Responder a sherezada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *