post by duda | | 13

El amor dividido

Mike Newell estuvo delante de una empresa titánica, llevar a la pantalla grande el Amor , y no cualquiera, sino el que conocimos de la mano de un latinoamericano entrañable.

¿Qué es el amor?

Depende, a veces de la idiosincrasia, otras de la genética, pesan también los convencionalismos sociales, la educación, la latitud en que vivas, los gustos, es una pócima que admite (y permite) muchos ingredientes .

Recordaba a Arjona y su canción teorizando sobre el mismo en el disco “Independiente”, cuando la interpreta en concierto suele abrir los brazos y echar la cabeza hacia atrás, en la parte instrumental del tema, como un enamorado recibiendo en medio del pecho la flecha que lo marca. Eso es el amor, un golpe que te quita el aire, tiemblas, suspiras, hasta odias.

Gabriel García Márquez es (me niego a hablar en pasado) artífice de un mundo cercano y distante, permítaseme la paradoja. De su mano hemos conocido y respetado la historia común de un continente tildado de atrasado y salvaje. Le debemos a Europa creerse nuestros descubridores, cuando estábamos aquí, sólo que más felices, sin adelantos mecánicos o epidemias. Libres con el sol y el mar, me pregunto a veces cómo sería nuestra historia sin colonizadores.

El Gabo tiene muchos méritos, pero el mayor ante mis ojos es su materialización del Amor, a través de Florentino Ariza y Fermina Daza. Siempre que me asomo a la obra descubro aristas del sentimiento maltratado y sobreviviente. Me emociona soñar con mis setenta aún con la chispa de un asombroso amor acariciando mis huesos débiles.

El filme homónimo de 2007 tiene defectos y como todos los que se atreven a aterrizar una monumental obra literaria, el riesgo de quedarse por debajo, para disfrutarlo a plenitud hay que adaptar el paso a su tempo cinematográfico, desdeñar un poco a los personajes de la ficción escrita y darle un chance a los personajes animados, la crítica sepultó a la película desde su estreno. Es cierto que no logra atraparnos la magia de la pasión que un adolescente espera cincuenta y tres años para disfrutar, ése mérito se queda con la obra literaria y con nuestra propia percepción de la misma, cada quien lo asume de una manera única, pero tiene el mérito de mantenerte hasta el final y perdonarle los defectos porque es tan espléndido y sublime un Amor que resiste tanto, que es un pecado dejarle a medias. Incluso, me atrevería a decir que por momentos, con ciertos parlamentos, autoanalizas las relaciones amorosas que te ha tocado vivir, ¿cuántas veces han pesado más los defectos y has dejado escapar a esa persona que te llenó el alma?

Hay amores que enternecen, en su deliciosa voluptuosidad son como un espejo en el que quisieras mirarte alguna vez. Hay seres humanos que no lo dejan penetrarles los órganos y como se queda en la superficie, sólo ven de él la manida postura del amor carnal. Un sentimiento que logra perdurar es digno de respeto, de envidia, de devoción.

Yo creo en el Amor, por eso mayo me hace regresarme a lecturas y filmes donde su aura me nutre de sueños posibles.

13 Responses

  1. bb dice:

    EL amor nos golpea a todos pero solo en el se encuentra la calma… Gabriel Garcia Marquez vive, su realismo mágico nos llena y yo personalmente no me canso de leerlo. Saluditos duda.

    • duda dice:

      Misty!!!

      Qué bueno leerte! Que me habías abandonado alguito, seguro mucho trabajo.
      Sí, es un golpe que estremece hasta los cimientos de nuestra humanidad, pero la vida sin amor debe ser muy gris.
      Me alegra que te gustara mi tema, y no te pierdas!

      Besitos!

  2. Con un poco de pena me cuesta admitir que no he leido esa novela. Me la anoto. Tremenda tu definición del amor. Una vez más agradecido de leerte. Oye!!! pasate por mi blog que ya subi la primera entrada.

    • duda dice:

      Voy de visita y te dejo lo que pienso
      Gracias por pasar
      Saludos

      • duda dice:

        myth

        Voy a escribirte lo que creo de la lectura recomendadas acá, porque me está siendo muy difícil transitar por Reflejos.

        Y es mi opinión, vertida con el mayor respeto.

        Roland Barthes fue un hombre brillante, estudioso del lenguaje, de su semántica con la eficiencia de un mecanismo de relojería, sus obras son conocidas por aquellos que dedican su vida a incrementar su cultura general desde la postura del estudioso, son clases magistrales de lenguaje…La obra que me propones es un excelente estudio de las palabras usadas dentro del concepto amor,de la mano de diferentes autores y obras, todas las posibles, a los interesados les recomiendo que pinchen el acceso propuesto y lean el libro, en el momento de su publicación se convirtió en un boom.

        Pero, y aquí es donde viene la parte en la cual de antemano me disculpo, un hombre que no tiene amor, sólo puede escribir sobre el mismo de la forma en que lo hace Barthes. Y lejos de su erudición, sus aportes al conocimiento, de su innovadora manera de clasificar la interpretación fue un hombre sin amor. Pero resulta paradójico porque las dos pasiones de su vida fueron la filosofía y su madre. Leyendo por encima fragmentos de su vida, descubro esto, escrito por él luego de la muerte materna:

        “18 de mayo: un cóctel. Sensación triste y deprimente de estereotipo social. Angustia. Pienso: mamá ya no está aquí y la vida estúpida continúa”.

        Estas citas nunca fueron escritas para ser publicadas, entonces me ataca la duda: ¿No era consecuente su análisis con su sentimiento personal? ¿Escribía desmenuzando las obras románticas y era sentimental cuando le tocaba un dolor en el plano personal?

        Este libro, para de forma metódica acercarse a una teoría de las lecturas que puede tener un “sujeto” amoroso o el objeto de su amor, es interesante, pero es puramente educativo, para nada parece saber el autor lo que significa amar, al menos fuera del amor filial, que es el más desinteresado y puro, pero no el único…ahí el Gabo y hasta yo que soy una humilde bloguera por cuenta propia le llevamos ventaja.

        El amor no es filosofía, es sensación, quien lo vea o admire por lo que semánticamente significa la palabra y no por lo que inspira…está incompleto. El mismo Barthes, que teoriza sobre la lingüistica de los términos amorosos, es presa de su trampa filosófica:

        “15 de septiembre: algunas mañanas son tan tristes…”.

        Amores y expresiones del mismo hay tantas como humanos, el amor a un hijo, a un amigo, a una mascota, a tu patria, a un hermano no se pueden encasillar en un concepto.

        Gracias por mostrarme a este pensador, me interesa sobre todo hacerme de su libro: “El susurro del lenguaje”, me gusta aprender sobre la lengua.

  3. sherezada dice:

    A mi me la ponen bastante difícil cuando se habla del amor, me es más fácil lidiar con las entregas y las pasiones, pero siempre es lindo pensar que se puede amar y ser amado de esa manera, tan profundo que trasciende los tiempos, y supera las zancadillas.
    El libro no lo he leído ni he visto la peli, así que no te puedo opinar,esta vez te la debo Dudú. Besi.

    • duda dice:

      Pues mi amiga, debes llegarte al libro, todavía de la película puedes prescindir, pero no del Florentino Ariza que el Gabo dejó para la eternidad, fíjate, no estamos en presencia de un amor perfecto, fueron felices y comieron perdices…No.

      Estamos ante el amor que se guarda en un rincón del alma y pasas la vida dándote en cuerpo, cientos de mujeres tuvo de amantes, pero su amor ideal le llegó cuando el cuerpo de ambos ya era un despojo, y sin embargo se amaron cual adolescentes, ésos que se quedaron detenidos en el tiempo.

      La pasión y los excesos salpican la vida diaria de emociones, pero todos debemos poder disfrutar de un amor como el de los tiempos del cólera, es como un talismán.

      Gracias titi, por dejar tu comentario.

  4. allenblack dice:

    Yo descubrí al Gabo hace poco y fue su obra más reconocida lo primero que consumí con su firma y me enamoré de su letra,de su escritura,de su realismo mágico,despues de leerme cien años de soledad me he dedicado a buscar sus libros y sí que vale la pena.
    El amor en los tiempos del cólera es una muestra de lo estoíco e imperecedero que puede llegar a ser el amor,para los que creen en él este libro es una lectura obligatoria,gracias duda.

    • duda dice:

      A ti allen. El Gabo tiene obras que te llevan a adentrarte en un mundo paralelo, debe sucederte, como a casi todos los lectores apasionados, que revives sus escenas, siempre tan minuciosas, dentro de tu cabeza, los sonidos, las sensaciones. “El amor…”, es una novela para cogerle cariño y llevarla siempre en el recuerdo.

      Gracias, me gusta que regreses siempre.

  5. eco120 dice:

    Du, lamento llegar tarde a tu encuentro con el amor de Florentino Ariza y Fermina Daza, hace muchos años leí esta historia, un amigo fiel al Gabo me presto este y “Cien Años de Soledad”, confieso que no vi el filme, por eso de que inevitablemente en toda adaptación quedan algunos detalles fuera.
    Casualmente en “Al sur…” Vi, culmina una de sus entradas con unas líneas de “El amor en los tiempos del cólera”.

    -¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? -le preguntó.

    Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.

    –Toda la vida – -dijo.

    Que siempre sea mayo en tu estación, para que no me faltes en los trazos… mis besos para ti

    • duda dice:

      Te extraño cabezón, necesito un foro en el que podamos volver a las palizas de poesía diaria.

      Fíjate, que no soy amante del Gabo (hasta te lo he comentado) pero por coincidencia o azar, la entrada de Vivian, un comentario suyo a una entrada mía, el libro y la película, que defectos aparte, me gustó, se juntaron en mi cuerpo y salió “El amor dividido”.

      Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *