Canción de las mujeres rotas

Homenaje tardío al 25, contra la violencia, siempre.

Esta ciudad se muere despacio, con las últimas luces del sol la gente comienza a mutar. El aire cambia el olor de los destinos, se confabula con los rostros anónimos de los peces, adopta formas el dolor…

S arita come con los dientes, la lengua, las manos, con todo lo posible, como si fuera la primera vez que come, come la grasa, el pan, los cartílagos, se atraganta y coge un aire, sigue tragando después, y siente que las fuerzas vuelven. El hombre la mira y se imagina el banquete posterior, observa sus senos mugrientos pero redondos, con pezones oscuros, baja la vista y se detiene en el ombligo que se insinúa en el borde de la blusita a jirones, aguarda que termine de masticar y le da a beber de la botella, mientras tira de ella hacia la esquina del pasillo entre los dos solares, a ésa hora desierto, antes de arrodillarse ante la portañuela que se quiere reventar le pregunta con ojitos llenos de esperanza: ¿pero mañana me traerás más comida, verdad?…

O livia se acomoda la mochila sobre el hombro, una mueca de dolor le contrae las comisuras de los labios, se apura a cruzar con el enanito verde alejándose aprisa del edificio, justo a tiempo para agarrar el ómnibus en la puerta, empuja desesperada a los hombres que permanecen como estatuas hasta lograr pasar hacia la izquierda, en el momento que su cartera tropieza con el costado de un jovencito el chico le mira y protesta: Ñó tía!!! ¿Qué tu cargas ahí, erizos??? Ella le ignora y sigue avanzando, cuando logra acomodarse en un rinconcito para el largo viaje, revisa contenta su botín, con estas latas sobrantes del almuerzo de la mesa buffet, sus negritos tienen merienda para una semana…

S onia llora, en medio del reguero, zapatos, ropas sucias, libros, colillas de cigarro, platos. Ahora que todos duermen puede dejar salir la frustración, se mira las manos llenas de nudos y cicatrices antiguas, las uñas roídas, se imagina el violín, el futuro que pudo ser. Suspira. Decide acostarse. Mañana temprano pone orden en la casa.

La noche cubre las heridas, les deja una tregua. Un grito común engrandece siluetas anaranjadas.

12 Responses

  1. myth dice:

    Nada por el día del libro? xd

  2. Marvely dice:

    Hermosa entrada.. Me alegra saberte de vuelta. Espero hayas disfrutado..
    Yo disfrutando igual… Tu sabes !!.. Te debo lo que hablamos..pero te daré la sorpresa en algún momento. Muakis.

  3. eco120 dice:

    es bueno saberte cerca mi Du, siempre cerca a través de las palabras… mis besos para ti

  4. allenblack dice:

    Lento pero seguro,siempre llego,me sorprendiste con esta entrada, profunda,real y desgarradora,yo como hombre peco de feminista y leer cosas como esta me hacen sentir perteneciente a una estirpe que no deberia estar viva,con lo crudo de la realidada de tus palabras recuerdo que muchos hombres aún ven a la mujer como un objeto y que muchas de ellas se dejan tratar así.nosotros tenemos que aprender a tratarlas y ustedes tienen que hacerse tratar bien.

    • duda dice:

      Este es un tema doloroso, mi intención, dejar al descubierto el problema, que las personas se solidaricen, que tomen conciencia del respeto que es necesario, como dices, los varones en ver a las mujeres con la dimensión que merecen, las féminas que están en la obligación de hacerse respetar, de no temer, de liberarse del tabú que les impide ser plenas, aún sin un hombre que las apoye.

      El abuso y la violencia tienen que ser detenidos, y todos los esfuerzos para hacerlo, aún diciendo cosas tan amargas como las aquí escritas, son válidos.

      Gracias de nuevo. me gusta leerte.

  5. sherezada dice:

    Yo soy defensora férrea de los derechos de la mujer, y condeno fieramente la violencia contra ésta, detesto el que en ocasiones se nos quiera tratar como objetos sexuales, como esclavas de casa, como seres inferiores, inmerecedoras de afecto y respeto.
    Tus historias son tan ciertas como cualquiera similar que nos pudiéramos encontrar al doblar de la esquina, como tantas otras que podríamos añadir -tristemente- a tu escrito y hacer una lista bastante más larga.
    Yo también porto con orgullo un estandarte naranja, y días atrás pudo verse en mi perfil del foro. Yo también grito un No! a la violencia contra la mujer. Que tenemoz voz, derechos, tenemos un valor, uno muy alto. No nacimos mujeres para ser pisoteadas, sino para ser amadas. Pintemos de naranja el mundo, nuestro mundo.
    Gracias Du, por esta entrada.

    • duda dice:

      Si, sé que compartes con gran entusiasmo y alegría todos los temas que pueden ayudar a que despierte la conciencia colectiva del respeto y el cuidado a las mujeres y las niñas. Por eso y otras cosas, te admiro y te quiero.
      Pensé que notarías (tú, de tantos otros que puedan comentar) el S O S en los nombres de las mujeres, no incluí más historias para jugar con este otro mensaje subliminal.
      Arranca mayo, un mes de flores y partos, un mes para seguir naranjas en defensa de la mujer.
      Gracias Shere!

  6. sherezada dice:

    Vaya, no, no noté el SOS, no estoy en mi mejor momento en estos días, ando dispersa y agobiada, y además esto te lo comenté ya minutos antes de partir, así que se me fue ante la vista. Pero muy bonita iniciativa la de usar los nombres para lanzar la petición de socorro.
    Arranca mayo, sí, intentemos ponerle suficiente color.
    Un beso mi Du.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *