post by duda | | 12

Los rojos de Drácula

Bram Stoker abrió una senda en 1897, su conde Drácula infundía pavor, todavía ahora un escalofrío recorre mi columna vertebral cuando recuerdo que, siguiendo mi vocación sadomasoquista, agarraba el libro y me iba a la habitación más silenciosa y oscura de la casa, para que las voces y los colmillos afilados del vampiro efectivamente me rozaran. Luego, estaba noches en vela, porque las pesadillas me perseguían. Cuando logré ponerle rostro a mi acosador las cosas empeoraron, les remito a un filme de 1922, “Nosferatu” el primero en ponerle cara al vampiro.

Pero han transcurrido generaciones y los nuevos aires del vampirismo edulcoran y hasta han tornado seductores a los chupasangres…al punto, que no hay alrededor del planeta una mujer o un hombre, que no esté dispuesto a ser presa de colmillos dentro de una boca que además de alimentarse, puede ofrecernos placeres oscuros, morbosos, atractivos.

Existe en la actualidad, y de la mano de disímiles autores, una galería de vampiros (y vampiras) cuyo glamour ha conquistado hasta al más reacio . Chicos esbeltos y sexys, mujeres de belleza impresionante, llevan bajo la máscara un ser sediento y cruel, pero, ese detalle ha pasado a ser poco menos que insignificante. Ya no tienes miedo, te entregas en la aficción sangrienta, como a una orgía de placeres inconfesables.

La literatura ha sido pródiga con el cambio del mito, Anne Rice, Sthepenie Meyer, L.J.Smith, por mencionar a los autores más leídos, han dado un vuelco total a la forma de enfrentar una novela vampírica, y atrapar a las personas en mayoría total a aficionarse al género, copiando modos de actuar y costumbres por adolescentes y jóvenes, que llevados por la admiración hacia el rostro de turno en pantalla, quieren ser como ellos.

En paralelo, el cine revela rostros fascinantes, y entrega guiones con antecedentes perfectamente creíbles para el “mal” del Conde, me detengo en una adaptación que veo y re- veo, Drácula Untold (2014), protagonizada por Luke Evans (Fast and furious, Inmortales, El Hobbit). Se recrea la historia del hombre y su conflicto ante la petición de un opresor de entregar niños para la guerra, Vlad Tepes, príncipe de Rumania, decide hacer un pacto con un ser oscuro que le promete poder a cambio de que se abstenga, luchando con sus propios demonios, a probar sangre humana durante tres días e intentar salvar a sus súbditos. Escenarios dramáticos, poderío oscuro, sed de sangre, conflictos espirituales, la película vista como un antecedente o historia no contada, justifica al Drácula posterior, su sangrienta estela.

Soy aficionada a todos los rostros de Drácula, a su amor por Mina, y caigo también en los poderes de los Cullen, de Lestat o de Damon, les propongo la lectura y la vista de un género que no por sangriento, deja de ser sugestivo.

12 Responses

  1. sherezada dice:

    Ay Du, yo soy fan a las historias de vampiros. Es verdad lo que dices, la imagen de estos seres se han ido modificando hasta el punto de que ya, lejos de querer huír de ellos, te dan ganas de irles arriba jajaajaj pero igual, si la historia es atractiva el vampiro puede ser mosntruoso que me gustará igual. Me he leído varios libros, y he visto películas y series, me encantan. Pero yo no veo mal el cambio, lo que pasa es que a cada generación le seducen cosas diferentes, pienso que ahora sería más difícil hacer temblar a alguien con el personaje de un libro, así que mejor seducirlo, eso surtiría más efecto… y de hecho lo hace. Yo vivo enamorada de los vampiros de Diario, Los Originales, este Vlad que nos propones… en fin, que la imagen que nos venden funciona. El libro de Dan lo tengo en digital, pero aun no lo leo, supongo que tendrá muchísimas cosas distintas de lo que conocemos hoy por un vampiro.
    Por cierto, Damon y Stefan si… pero yo me quedo con Klaus… no sé que tengo yo con los chicos malos jajaajajaj

    • duda dice:

      Pues bienvenida al club vampirico!!!

      Fuera de bromas y seducciones, el género es digno de seguirse, aunque la historia, de época en época varíe poco, sangre, inmortalidad, belleza, ¿quién no se siente atrapado en estas redes?
      Si enumero las versiones leídas o vistas de la historia, poco o nada queda del origen del mito, con honrosas excepciones por supuesto.
      Pero igual, siguen ejerciendo gran influjo sobre mí la saga de vampiros y sus sangrientas costumbres, el horror con mezcla de erotismo de los hombres de la noche.
      Gracias Shere..tú siempre aquí, conmigo!!!!

  2. eco120 dice:

    Nuevamente caigo a tus líneas, esta vez, sin despistes o torpezas; sabes (alguna vez lo comentamos) que no soy dado a leer textos grandes, pero me vi obligado después de ver el “Drácula” de Coppola, a caer en las páginas escritas por Bram Stoker, no quería perderme los detalles que inevitablemente se escapan cada vez que es llevada a la gran pantalla una obra literaria, jamás me arrepentiré de ello. Las historias de Vampiros, son tema que no pasará de moda, “Entrevista con el vampiro”, “Blade”, “Sangre verdadera”, “Los Originales”, “Diario de un vampiro” y otras tantas series y películas pueden atestiguarlo. Gracias mi Du, por otro tema al que volver.

    • duda dice:

      Al saber que no eres dado a lecturas largas, me ha sorprendido tu comentario.
      tienes razón cuando dices que nunca pasarán de moda, es algo prohibido y sórdido, y los humanos nos deleitamos en recorrer la parte oscura de nuestra humanidad, creo que por eso hay tantas versiones.

      Gracias eco!!!!

  3. myth dice:

    Only Lovers Left Alive

  4. la caracola dice:

    Hola duda , I love the Vampires,me encantan las series de este tipo y si es El diario de un Vampiro pues me entrego completita para que me extraigan la sangre , pero si fuese a mi vecino el laboratorista no le diera el brazo ni para un simple hemograma jajajajajjajaj

    • duda dice:

      Caracolilla! Habías desaparecido de este rinconcito! Me alegra mucho leerte de vuelta!

      Casi todos tenemos el mismo padecimiento que tú, le damos el cuerpo y el alma a los vampiros, pero corremos lejos de una jeringuilla!!!

      Gracias por llegarte!

  5. bb dice:

    Duda me has dado por la vena al gusto con esto de los vampiros sexis, nada mejor que entregarte a esa fantasia de colmillos, besos hiperapasionados, ojos profundos e hipnóticos …., pero bueno ya me pase desde que lei el primer libro de Anne Rice me enamore de ellos, de Lestat con su caracter pasivo-agresivo, de Louis con su carga de culpas, Tambien hay una serie que me gusta mucho True Blood, donde los escritores hacen algunos aportes al mundo vampírico,algo diferente a lo tradicional,y por Dios que decir de Edward Cullen, su personaje es como para no dormir , peligroso, agresivo y ademas tambien te quiere proteger y amarte para la eternidad…jajaja. bueno gracias por este tema creo que me voy a releer crónicas Vampíricas.

    • duda dice:

      Me encanta que todas mis chicas tengan vocación vampírica!
      Es que las sagas modernas tienen eso, la seductora imagen del vampiro propuesto, temerle pero aún así aceptarlo.
      No se puede luchar contra ojos profundos, contra labios fríos que producen calor…
      Me alegra que te motive a leer nuevamente las crónicas…yo estoy leyendo La Reina de los condenados…

      Besos!!!

  6. Jax dice:

    Al igual que usted, soy de una generación, a la que el terror les llegaba en forma de imágenes en el espectro de los grises. Nosferatu, Frankestein, La mosca, el Drácula de Stocker por ejemplo, fueron cintas que nos marcaban. Recuerdo que algo parecido a lo que a usted con Drácula, me sucedió con La mosca, madrugadas de insomnio… solo cerrar los ojos y ya se me aparecía aquel bicho feo que alejaba todo rastro de melatonina de mi cuerpo. Que tiempos aquellos. Ahora me rio, entonces descubría el miedo en mi pequeño cuerpo…
    Hoy, y centrándome en el tema vampírico. He disfrutado de las nuevas versiones que han ido apareciendo. Desde los filmes y series que tratan el clásico tema Drácula y su archi enemigo Van Helsing. Pasando por Blade, InfraMundo, Ultravioleta, Diario de un vampiro y la saga Crepúsculo por solo mencionar algunas de más popularidad. He visto la evolución de los vampiros grises y siniestros en hermosos chupasangres conquistadores y bellas muerdecuellos libidinosas. Me quedé pasmado cuando Abraham Lincoln se convirtió en cazador de vampiros. Nunca entendí la mescla de lycantros y vampiros de sangre pura. Aun no asimilo ese metamorfosis genética. Observé como las armas se modernizaron de simples estacas y balas de plata, a todo un despliegue tecnológico digno de la guerra de las Galaxias.
    En cuestión de imagen y fotografía es genial el tema. Es más real la sangre de la pantalla que cuando me corto en casa por dármelas de cocinero, mi sangre brotando en el dedo, no me convence ni a mí… El sonido es espectacular, siempre me pregunto donde se harán con esos gritos tan dramáticos y espeluznantes. El ambiente tétrico, misterioso, casi puedes sentir el frio, el ácido de los disparos, el olor a quemado de los cuerpos carbonizados. Tremendo….
    A mis hijos les obligue casi, a ver un pedazo de algunas versiones de los filmes que mencione a mí me asustaban. Ellos se rieron en mi cara y solo vieron retazos. Pulsando continuamente a la tecla >> del mando. Con las actuales, disfrutan de las tramas amorosas en Crepúsculo y de la belleza de los actores y con Shadowhunters algo por el estilo… Los observo y los veo motivados en la trama pero solo eso.
    Entonces es cuando me digo que algo falla. Ahora mezclamos el terror, lo fantástico, el drama, lo sentimental, el suspenso, lo cómico, el misterio, el catastrofismo… el carajo y la vela… y los espectadores sean niños, jóvenes o adultos ni se inmutan. No veo nada que provoca una fuerte tensión emocional y mucho menos miedo, ni hablar de terror.
    Será que nuestra generación era demasiado sensible… o eramos sencillamente tontos?

    • duda dice:

      Quizás es que le poníamos rostros más espeluznantes a nuestras fantasías de terror, somos de una generación que se incorporó a las PC ya de adultos, no de chicos de cuatro años, que viven una vida de violencia delante de una PC oun Play Station y hacen la coraza, nada los asombra, nada los conmueve. Es peligroso este degenerar colectivo, pero creo que imparable ya. Nosotros no, era saltar la suiza, montar los patines y leer, entonces el mundo del libro se escenificaba a partir de nuestras sensaciones. Lo mismo que Ud cuenta con La Mosca (y la versión fílmica a mí aún me da asco) lo recreaba yo con Agatha Cristhie (a la cual en algún momento le dedicaré una entrada) y sus asesinatos, ya nadie la lee, ya nadie la edita, se puso viejo el tener un asesino con arsénico cuando hay monstruos mejor equipados.
      Pero, no creo que sea totalmente general, sé de jóvenes que aún se asustan con el inframundo y con algunas versiones de el asesino de la Calle Helm, es cuestión de sensibilidad personal.
      En este caso, era atrapar adeptos al vampirismo, proponer la lectura de Bram Stocker y ¿por qué no? Atreverse a la mordida de un sexy chico transformado por el olor de la sangre.
      Gracias Jax, Ud hace un análisis muy certero de mis propuestas, me gustan mucho sus comentarios.
      Creo que con la próxima entrada los voy a sorprender a todos…Traeré una arista de mí desconocida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *