Los pies de la Eternidad

Durante estos días en que la muerte ha sido protagonista, he podido conversar con muchas personas, tengo el vicio de conversar para explorar las emociones, conversaciones bajo el sol en una larga fila, en la web, en el barrio, en la oficina, en una noche fría de guardia, apuntalando aristas para definir un calificativo que aún se me escapa, porque cada quien tiene, conserva, una visión diferente de la personalidad de un líder.

Siempre hay sentimientos encontrados, ambivalencias, a la hora de hacer un resumen , más cuando no se trata del abuelo de alguien o del padre de quién, sino de la Figura, el rostro, de un país. Hay heridas abiertas, en bien y en mal, desengaños, devoción, detractores y fieles, seguidores y enterradores.

Pero si algo es imprescindible de reconocer y respetar es la obra, buena o mala, con baches, con luces. Está la mujer operada de una radical de mama, con 60 sesiones de quimioterapia gratis, ésa mujer no ve las manchas del sol, sólo al sol. Está el joven que espera la baja del servicio para irse a Francia, y la espera se toma meses de más, ése está dentro de la mancha.

Recuerdo un pedazo de canción: “Cada país lava sus errores, a veces horrores, con hombres que siempre saben contestar: ¿qué harías tú en mi lugar?”

Están los salarios insuficientes, la falta de vivienda, la materialidad necesaria de un paseo inalcanzable, las modas, Varadero a precios orbitales para la mayoría, pero también las consultas de maternidad semanales, los niños con cáncer en una sala de hospital, las comunidades campesinas con escuelas y sonrisas, la Universidad asequible, las mujeres siendo algo más que un objeto, los negros que no son esclavos, ni minoría rechazada.

Hay un sinfín de historias detrás de estos días, yo no soy periodista, ni escritora, soy una cubana en la que conviven los dos lados del momento, amo y odio, perdono y comprendo, me radicalizo a veces, me caigo en el bache del rencor, deposito una flor roja ante una imagen donde las montañas y el verdeolivo predominan. No repito estribillos, rindo el homenaje de seguir la batalla diaria, con lo que implica haber nacido en la Isla.

6 Responses

  1. sherezada dice:

    Esta ha sido una pérdida impactante como pocas, eso es un hecho. Cuba tuvo su vista fija en él durante décadas, estuvo bajo su mando, moviéndose por sus decisiones, escuchándole hablar, viéndole reponerse de enfermedades, enfrentando amenazas, liderando. Desde pequeños, en las escuelas, nos inculcaron una imagen y nos enseñaron a verla de un modo; los abuelos de hoy fueron partícipes de las transformaciones primeras en las que se abandonó el analfabetismo, la brutalidad desmedida, las muertes deliberadas. Así, la figura se engrandeció, y habiendo permanecido por tanto tiempo es lógico que se sienta extraño el que ya no esté, que todos de algún modo perciban la extrañeza del “ya no está”.
    Unos lo lloran, otros no, a mi entender no deben condenarse a los unos ni a los otros, cada quien siente desde su propia perspectiva, desde sus propios adentros. A mí en lo particular me molesta un poco el fanatismo, el querer ocultar las imperfecciones que todo -absolutamente todo- ser humano acarrea consigo, me incomoda la borregada, la falta de determinación para exponer un criterio propio. Pero a la vez alabo el respeto y la consideración ante la pérdida, ante la muerte.
    Yo he escuchado pocos criterios, la gente ha estado increíblemente callada; en mi barrio, con la noticia reciente, llegué a pensar que nadie lo sabía aún, por el silencio que reinaba. De un modo u otro todos quedaron estupefactos. Yo misma me sentí impactada, y he hablado muy poco al respecto y solo en casa, pertenezco a una generación que de algun modo está en el centro de las contradicciones internas, la generación del antes y el después, de los cambios bruscos y difíciles.
    No se si en algún momento deje salir mis criterios, de hecho esta es la primera vez que opino abiertamente sobre el tema, no me he querido apasionar ni hacia un lado ni hacia el otro. Lo que sí puedo decir es que no ha sido una pérdida sin importancia, ha sido una bien considerable, desde el punto de vista histórico, y desde el punto de vista humano porque se ha ido de algun modo la genialidad, la estrategia, la postura visionaria, mas allá de las políticas, se perdió una mente de las que nace una cada años.

    Pd: Sorry Du, es lo primero que escribo al respecto, me salió casi que una entrada.

    • duda dice:

      Al contrario, gracias, no esperaba menos de tí.
      No voy a abundar, dije lo que siento en la entrada, tu comentario es un capítulo de esta historia, la post historia que empezó a escribirse el día después.
      Voy a publicar todos los comentarios que las personas tengan el deseo de exponer, pero siempre como éste, desde el respeto.
      Estoy orgullosa de tantos, y de tí.

  2. akagami-neko dice:

    mmmm, vaya… realmente me contagistes un poco de solemnidad con el otro post, casi no he navegado esta semana
    que decir? incluso aquellos que no le guardaban el mayor cariño, han cargado sus flores y lágrimas estos dias, fue de los mas simple lo de la plaza, y sin embargo impresionante, muy impresionante, me alegra haber pasado
    ya se ha hablado de el en muchas plataformas y muchas personas diferentes, al punto de ya no tener ni siquiera algo diminuto que agregar, ni siquiera un sentimiento, so… ando un poco inconforme, desarmado quizas…
    Una de las cosas que mas me sorprendio fue la reaccion del presentador de dossier, a mi, quizás de manera mas humilde, me hubiera bastado compartir unos minutos de su presencia, me hubiera encantado conocerlo…

    • duda dice:

      A mí también, creo que era una inteligencia fuera de lo común y eso para mí es muy atractivo, en un ser humano.
      Gracias akagami, por tus palabras, hice mi catarsis con esta entrada, amén de mis luces y sombras hacia la persona, le respeto mucho.
      Kiss!!!

  3. cryptonita dice:

    Buenas tarde Du… antes de todo decirte que me gustó que mantuvieras callada tu entrada durante esta última semana que fue para unos indiferente, para otros dolorosa…. Igual creo que todos los muertos se merecen respeto y es lo mínimo…
    Llevo ya 25 años de mi vida en Revolución, nací en pleno apogeo de período especial (por lo que no me duele la caída de la URSS, ya que no viví según mi familia lo mejor), soy de clase humilde (mis padres no viven más que de un salario (me falto el adjetivo q lo describe)), y aunque pensé que la pérdida de Fidel iba a pasar delante de mis ojos (como una más), me sorprendí al ver durante el paso de la caravana lágrimas en mis ojos, porque a parte de todos los problemas existentes en Cuba….soy una profesional integrada a la sociedad, tengo un trabajo bastante bueno, tengo un techo y comida(unas veces malas, otras regulares), tengo una atención médica gratuita, no tengo temor alguno de algún día me llamen dandome la lamentable noticia de que algun familiar mío esta muerto porque estaba en el lugar y el momento equivocado…
    Y si es cierto, se perdió un hombre, no! el mejor líder, capaz de arrastrar a toda una nación, el que durante años no volveremos a ver nacer, el más grande del siglo xx. Y yo si creo que la juventud debe seguir su legado y transmitírselas a las nuevas generaciones. Es mi opinión (puede ser similar o discrepar de otras). Gracias Du…de Cript

    • duda dice:

      Gracias a ti, por la valentía de poner lo que piensas, por el respeto, por la solidaridad con la entrada, y por sentirte también orgullosa de ser cubana, con virtudes y defectos, con carencias, con dificultades.
      Un beso grande Cript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *