Monthly Archives: Diciembre 2016

Pronto será enero

El año nuevo es como un pedacito de cristal que brilla al sol, o un capullo de rosa, húmedo de amanecer, rozagante y vivo. Siempre que pienso en enero me acuerdo de los duendes y los bebés, porque durante años nos representamos al año nuevo como un crío acabado de nacer y a diciembre con un viejito encorvado.

Es tiempo de dar paso a la esperanza que trae lo nuevo, alguien hizo un paralelo entre el año por venir y una chica desnuda, exhibiendo oronda su embarazo, una bellísima imagen. La vida, lo nuevo, la ilusión, otra vez la alegría.

Esta entrada está dedicada a los niños, mañana mi primita Sabri, la más pequeña de la familia cumple dos añitos, qué belleza de edad, cuánta inocencia, la ternura es el don de los niños, los que saben querer como dijo Martí, los locos bajitos en música de Serrat, la materialización del amor para mí. A los duendes, ésas mágicas criaturas que hacen soñar dentro de los cuentos, en los suspiros del bosque o de una estrella.

Para todos los niños y los adultos que no han dejado morir al infante en su corazón, para que siempre tengamos a mano las ganas de jugar y hacer travesuras, cierro el año del blog con una entrada bendecida por los duendes.

Nos vemos en enero!

15390835_213015175812320_8739556787398201435_n

Tú, que eres el amor en mí

“Nunca podrás sumar lo que te quiero”
V.Manuel

Rayaba el mediodía cuando gritaste en aquella sala fría, llena de luz y batas verdes, la doctora Avelina, subdirectora del hospital materno, que me atendía porque el embarazo tuyo era de alto riesgo, te acercó al panel que me impedía ver hacia mi propio cuerpo, sonriente, feliz como si fueras el primer bebé que traían sus manos al mundo, tuve tiempo de conocerla en mi largo ingreso y sé que sí, que recibía cada niño como si llevara su propia sangre, me dijo: “!Mírala, qué bella es!”, sucia de líquido amniótico, estirándote, pateando, estrenabas tus pulmones en los tímpanos de todos, y yo comencé a llorar…

Mañana cumples 12+1, (vamos a pasar mucho trabajo este año para hablar de tu edad) y todavía me saltan algunas lagrimitas al recordar el 27 del 2003.

Nuestro camino juntas ha estado marcado por la confianza y el amor, por algunas peleas gordas, que han durado un segundo o tres horas, pero que acaban en besos, por los cambios. Pero ha valido la pena.

Ojalá pueda disfrutar muchos años de tu compañía, apoyarte en decisiones, ser tu aliada en los retos que te propongas, cuidarte aún cuando ya tú tengas de quién cuidar, ser tu mano derecha, tu doctora, tu estilista, tu mascota, tu paño de lágrimas, tu fan.
Todo lo bueno que pudo tener mi vida antes de ti y de tu hermano se opacó cuando fuimos tres. Y es tan bello comprobar a diario que lo seguimos siendo.

¡Feliz cumple Camila!!!!!!!

camicumple

Sín título, acaso otra Oda a la Alegría

Mis compañeros de blog han dejado, cada uno a su manera, los buenos deseos para el 2017, Sher un Árbol de Navidad, Vivian be in Winter, Helly navega en rock, como acostumbra, así que me he quedado así, indecisa, sobre cómo desearles felicidades para la Navidad y el Nuevo Año, y lo único que se me ocurre es Alegría.

De estar vivos y medianamente cuerdos, con ésos toques de locura que nos hacen la vida más llevadera, ¿qué tipo de locura? Pues la que cada cual prefiera, un amante, una cerveza, un paseo improvisado, un sueño.

De tener limitados espacios para decir lo que pensamos, lo que creemos, para compartir amistades que no están a la mano porque la distancia es real, no virtual, pero lo que sí es posible es tocarse en letras, demostrarnos cuánto nos queremos o nos odiamos, que todo se vale.

¿Se han puesto a repasar cuánto nos dejamos en estos blogs?
En entradas y en comentarios a ellas, que llevan literatura, música, religión, mangas, tecnología, sociedad, erudición, nos dejamos el espíritu, las ansias, los encuentros, el sollozo o la carcajada, en fin, la vida.

Sean felizmente alegres en este preludio de año nuevo, no le den tiempo a la melancolía en los días que se avecinan, alégrense de tener un techo sano o agujereado, una mano en la vuestra que puede ser la de un hijo, una madre, un amigo o un amor, una botellita de vino barato para descorchar el 24 y otra el 31 o una sidra, o chispa e´tren o agua, da igual! !Bébanlo con alegría!, Bendigan la posibilidad de leer, de dormir, de ponerse ropita limpia, de pagarse un café, tenemos ¡!!VIDA!!!! y eso es lo que importa.

Feliz año!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

felizzzz

Cafenómana

Frente a una taza con café se piensa, pero también se
discute, se recuerda o se argumenta.
Frente a la taza con café se columbra,
se reflexiona, se sueña, se imagina, se escribe, se conversa, se enamora,
se seduce, se rompe, se reconcilia, se halaga, se sugiere, se invita…
Y el café, el misterioso café escucha, profetiza, atestigua, aconseja, da fe,
observa, asiente, se ruboriza…”
Gustavo Máynez Tenorio

De a poco el sonido comienza a poblar el ambiente del olor inequívoco del placer, ondas olorosas inundan la psiquis y el buen humor borbotea al mismo tiempo que ella sobre el fuego. La cafetera tiene ése don, cambia el ánimo, reconforta el pesar y cura el hambre.

Nadie hace el café como lograba crearlo mi abuela materna, porque no es sólo el hecho en sí de una colada en el momento justo, el suyo armonizaba a Benny Moré o Tejedor, en las tardes de Progreso, a las cinco, los ingleses a su té y nosotros en el trópico al néctar de los dioses, de cualquier color, porque blancos y negros por igual le vamos a su poder.

cafe2

Luego me quedó en herencia la tarea de alimentar de la droga lícita a la familia y los amigos, al punto que algunos me han sugerido que lo venda en la puerta porque (zalameros que son) dicen que hago el mejor café del pueblo. ¿Qué le pones? ¿Aderezos? ¿Cuántas cucharaditas? ¿De qué marca es éste, La Llave o C4? (C4 le llamamos en casa al café de la libreta).

Bromas aparte, sigo su ritual, alimento su magia, lo anuncio, me detengo en su preparación, le rindo el tributo, como los antiguos indígenas a los granos . Soy su sirviente, su esclava y su ama. Compañero fiel de oficina, es el invitado mejor recibido al filo de las ocho, a las tres de la tarde, en la sobremesa, ¿Estás preocupado, tienes que tomar una decisión, pasa algo en casa, te sientes mal? Cuántas veces este cable que te tira un amigo ante tu cara triste se resuelve con la frase: “Vamos, te invito a un café”

cafe1

En la literatura el café es protagonista, aunque por tramos resulte cliché la imagen de una taza humeante, la noche y la lluvia para acompañar la creación literaria o la lectura, sobre su historia y orígenes existe una bibliografía digna de un culto y museos en diferentes ciudades del mundo, y no es que todos lo beban, pero el que lo hace le sitúa entre sus predilecciones.

cafe4

Participa como testigo en confesiones, es pretexto para una cita, incluso ayuda a ser la excusa perfecta para un romance, ¿Cuántas veces un hombre que quiere acercarse a ti no te ha invitado “inocentemente” a tomar un café?

Tiene en sí los sabores que pueden alejarte un pestañazo y espiar la madrugada. Puedes beberlo negro y fuerte, o acompañarlo con chocolate, canela, ron, leche, o helado.

El café es mi duende, el bálsamo, el amante siempre dispuesto, es la susurrante esencia que baña mis emociones más inconfesadas, cuando el amanecer se atreve a asaltar mi patio, ya estamos ahí, juntos, me anima a la batalla diaria, a la respuesta precisa. Me consuela y siempre, siempre me perdona.

cafe3

Sobre aguas

El mar está ahí, donde mis dedos lo pueden saborear
Candente y fiero, ruidoso
Agoniza en pequeñas muescas salinas, armando continentes, dibujos en la piel, escamas terrestres.
Un helado aroma de ausencias le teje el sueño, luego, escapa.
En mareas de otras orillas salpica rostros dibujados en la arena, que se van tras él.
El mar se adueña de la paz y de la tristeza, sucumbe ante despedidas, tiene una relación intermitente con el cielo y sus ángeles.
Es mi mar tras las pupilas de lo imposible, sobre aquellas rizadas cumbres en que viajan los días de naufragios y soles.

Allende. Espíritu y tierra

Normalmente todo foro que se respete lleva un tema clavado:

¿Cuáles son tus escritores favoritos?

Entonces ahí comienza la competencia para ver quién es más original, o más culto, o más conocedor, he sido testigo de mensajes hasta ofensivos de algunos foreros que, haciendo gala de su cultura general desprecian a los que se decantan por los muñequitos del antiguo ¿y vivo aún? Dedeté.

Lo cierto es que en cuestión de autores y géneros literarios, como en todo, cada cual tiene sus preferencias, creadas o impuestas, por la tradición familiar o la educación, incluso, gracias a la motivación que logra despertar un tercero.

isabelallende

Isabel Allende Llona es chilena, tiene 74 años y el privilegio de haber vivido acontecimientos únicos de la vida de este continente. Es además dueña, como mujer, de uno de los mayores dolores humanos: la pérdida de un hijo. Su carrera literaria está marcada por corrientes opuestas, cada libro recibe muy mala crítica y mucho éxito de venta. Repasaba lo que se ha escrito sobre ella para hacer esta entrada y me gustó este comentario:

«Básicamente, hay dos maneras de leer a Isabel Allende. La primera consiste en escudriñar los defectos de sus libros, exponerlos con lujo de detalles y enviarla a los quintos infiernos con una inapelable, satisfecha, fundada sentencia condenatoria. La segunda, parte de la premisa de que es legítimo pasar un buen rato leyendo sus narraciones, puesto que son entretenidas, no cuesta dejarse atrapar por ellas y poseen méritos que atraen al público masivo o a lectores más exigentes. Entre ambos extremos se ve difícil encontrar un término medio: hay quienes siempre la odiarán, en tanto otros se fascinarán ante cada nuevo título suyo» Camilo Marks .

Hay quien la ha tildado de “escribidora” restándole méritos, sacándola de la categoría de escritora, es junto con Laura Esquivel y Ángeles Mastretta, de las tres mujeres peor paradas en la literatura de los últimos cincuenta años. ¿Será tan cierto o aquí, como en otros muchos aspectos prima el machismo?

Soy de la militancia del amor hacia su obra, el primer libro que llegó a mis ojos fue “La casa de los espíritus”, historia conmovedora que recrea la época más oscura del Chile pinochetista, que combina magia y espíritu, masacres y amor. “Cuentos de Eva Luna”, “De amor y de sombra”, “La suma de los días” (recomiendo éste en especial), mi cercanía a su obra es palpable, reiterada, y sólida. No me importa mucho que no busque temas escogidos para desarrollar un libro, con ella, como con muchos otros, me basta con que la trama me enamore, me haga sentir a gusto, sobre todo en el larguísimo período nocturno.

Conservo muchos de sus libros, he leído una entrevista donde confiesa que sigue el ritual de empezar a escribir los cinco de enero de cada año, si la viera alguna vez no podría dejar de llorar por Paula, soy madre y creo que ése es el máximo dolor por el que podría pasar, me gusta su estilo de mujer alocada y juvenil su belleza tierna, su gracia.

Admiro a mis amigos conocedores de la vasta literatura anglosajona, a los seguidores de la vieja y culta Europa, yo les acepto algunas sugerencias sobre filosofía y metafísica, repaso extensos volúmenes en que geniales artistas intentan enseñarnos a pensar desde un ángulo más frío, pero indiscutiblemente más inteligente, pero siempre regreso a mi vena latina, a mi Latinoamérica atrasada y simple, a éstos sitios donde se prefiere amar a camisa quitada y dar los buenos días con un sorbo de café en jarrito de metal.

Por hoy, la propuesta es la Allende, en espíritu o tierra olorosa.

Ecos

Estoy sentada en el tiovivo del parque infantil,
allí me confesaste que te ibas…
y hasta hoy es que puedo hablar de lo que fuiste

El olvido en su extensión me da el privilegio de un alto. Un cruce leve entre la memoria y la luz, un sin atrás, ese sitio inalcanzable donde la poesía agoniza a manos de la realidad y aún así, se empeña en dejar sus últimos latidos en el aura de un ángel, que vuele y la reparta por los rostros de otros amores.

Tanteo la voluptuosidad del rincón que vuelva a desnudarte el hambre, que vierta su copa de estrellas en la línea que mi cintura detiene, para luego multiplicarse en sabores agridulces, como manchas de impudor en las turbias combinaciones del sexo y el amor.

Ancestral, torpe, como la coartada del pecado, así navegamos, en un mar de caricias, la urgencia de un te quiero dibujado en frenesíes nos mojaba la locura, ocultos tras la desnudez del cuerpo nos tocábamos el alma, unas veces adolorida, otras, líricamente ennoblecida.
Esas noches enteras, el sudor y las confesiones, mi nombre y un pronombre que susurrabas en mi cuello, mordiéndolo, marcando el tatuaje invisible de definirme tuya, y luego explotar dentro, ansioso, los trozos de vida imaginados, que no llegaron a ser hoy son el punto luminoso, meses robados a la vida ajena que quedaron en el tintero como un juego, un juego divino, e inolvidable.

Nos alcanzó la rueda del tiempo, alejó el ímpetu, la obsesión. Quedó un pequeño mural de besos, y memorias comunes, una marea constante de paradójicos hoy.

Monólogo

“Quizás en otras muertes…”

Cuando llegaste a mí, chico de sueños, eras sólo un barco derivando entre Venus y las órbitas desconocidas de la vía Láctea. Llegaste con tus cuadros de mujeres desnudas y tus cigarrillos de colores pastel, siempre sonriente, siempre pausado, en tus cabellos dorados el sol planeaba la felicidad de las estaciones, y las musas, todas, jugaban sobre tu cuerpo a ser el hada que te robaría el amor.

Cuando llegaste hasta mí, yo era un pozo oscuro de tristezas retorcidas por cegueras y volcanes, Y tú me mostraste cómo era razonable jugar con los demonios y ensuciarlos de ternura, para hacerles escupir los deseos que tienen atragantados en sus frustraciones.
Tú y ésa manía incurable de ver el azul, de pensarte una caricia en palabras eróticas y dejarla escondida entre mis senos, para luego convertirla en talismán con tus labios húmedos.

Comencé a esperarte sobre la bruma del ocaso, en los vientos de la cuaresma, en la primera hoja marrón de mi espalda, en la fugaz cortina de una dimensión. Siempre ahí, tras los cascabeles de tus dientes estaba, en un despertar cotidiano.

Nos llegamos tarde…

Arjonera

arjona888

Tiene muchas arrugas e inmensa poesía. Detractores, chismes y posturas a cuestas. Pero yo le voy bajo lluvia y sereno, en tormenta y calma. Es ése amor platónico que lo desnuda cuando delante de un micrófono me canta sólo a mí, él y yo, sobran los miles que participan.
No recuerdo cuál fue la primera canción que escuché, ni sé la que me gusta más.

Seré acusada de simple y populista, pero qué le voy a hacer, me fascina el hombre que hace loas a las mujeres (aunque se diga en los chismes de sociedad que golpeaba a Leslie), el que dimensiona el sur (aunque viva en el norte) cuántos más hacen lo mismo y no son tan condenados.

220px-Concierto_Ricardo_Arjona_Miami_2009

La carrera de Arjona ha tenido un camino agridulce, con sonados fracasos y esplendorosos éxitos, se ha movido en el pop-latino y el pop-rock, a pesar de esto sus propuestas han levantado seguidores y fans en Latinoamérica, y creo que también en otras regiones del mundo.

Pese a reproducir de entrega en entrega una sonoridad que a veces raya en la copia de armonías, existen temas dignos de escuchar y conservar, aún por aquellos que no lo toman como una opción musical. La crítica coquetea con sus producciones, llevando de la mano elogios y hundimiento. Su mejor disco, según los críticos ha sido: “Independiente” el cual se graba ya con su disquera Metamorfosis, en el mismo un tema “El amor” alcanza el número uno en las listas de éxitos de Top Latin songs, interrogado sobre el mismo Arjona declaró:

«Dentro de la palabra independiente, aunque suena a libertad extrema, hay una cantidad enorme de compromisos y la responsabilidad de poder administrar, de la mejor manera posible, la independencia».

arjona22222

Siendo padre, artista, ciudadano, equivocándose, amando y en ocasiones dejándose dominar por las presiones, como cuando anunció su visita a La Habana y luego no vino, sigo su carrera de año en año, de recoveco a camino.

Su última producción: “ Apague la luz y escuche” (2016) nos trae un tema a dúo con Buena Fe “Para bien o para mal” y otro con Carlos Varela “Mi novia se me está poniendo vieja”, por razones de tamaño no se los puedo dejar aquí.

otraarjona

Shaun Barrowes

shaun

Llegué a él a través de un Ft. Con Lindsey Stirling, en el disco Duets. Entonces me fui a personalizarlo, maravillas de Internet, que todo te lo enseña en cuestión de segundos.
Es un chico americano, religioso y muy joven, que sin embargo tiene un particular estilo musical y perfila una carrera interesante.

Su trabajo se mueve entre el pop y el jazz, con marcadas influencias de músicos como Billy Joel, Sting y Gershwin, pero logrando su marca personal, por la forma única de enfrentarse en una especie de “cuerpo a cuerpo” con el piano, que le ha valido el calificativo de “Hammer Hands” sin embargo, a pesar de la rudeza armónica de algunas creaciones, posee una sonoridad cautivadora, al acercarse a formas de hacer de décadas anteriores, sin rap o house.

En un artículo publicado recientemente en OurStage sobre su última producción discográfica “The Big Ban Theory” se expresa:

“Las melodías de Big Bang Theory van desde números enérgicos (“Hop, Skip and a Jump”) hasta romances conmovedores (“In My Back Pocket” y “I Still Loved You”) a ofertas tan románticas como “When I Take Your Hand. “Durante una reciente aparición en el programa de Ellen DeGeneres, Celine Dion, que ciertamente no es ajena a canciones bien hechas, dijo que escuchar” When I Take Your Hand “la hizo querer renovar sus votos matrimoniales. Y mientras que los críticos musicales han empezado a hacer comparaciones entre Barrowes y Jamie Cullum, otro pianista y vocalista que golpea el péndulo que oscila entre el rock, el pop y el jazz, el estilo de Barrowes está tan cerca de Coldplay y John Mayer como Es a Cullum o Michael Buble.

No obstante las comparaciones y las influencias, la única cosa que es segura que Shaun Barrowes es un artista cuya carrera es alimentada por partes iguales estilo, sustancia e inteligencia, y quién sabe exactamente adonde él está dirigido. “Quiero que la gente se dé cuenta de que soy un compositor versátil y que soy muy apasionado por mi música. No soy sólo un cantante de jazz, o un artista de piano / rock. Compararía mi música con la luz que se refractó a través de un prisma. Aparece en una variedad de patrones y colores, pero todo deriva del mismo prisma y de la misma fuente de luz “.

Les propongo dos temas, como siempre, para alimentar la diferencia en el plano musical.