Antifaz y cuero

En otra entrada comentaba sobre el erotismo en la literatura. Hice referencia a 50 Sombras de Grey porque las mencionadas obras mezclan erotismo y otro componente algo peculiar: el sadomasoquismo.
Hoy quiero andar ése camino.

A lo largo de la historia, las personas con inclinaciones sadomasoquistas eran mal vistas, si, se atrevían a hablar de sus gustos, el BDSM (bondage, dominación, sumisión, masoquismo) a pesar de haberse puesto de moda gracias a 50, todavía se sigue viendo como algo oscuro, moralmente despreciable y desviado. Sin embargo, es simplemente una forma de sexualidad alternativa, un estilo, donde los roles priman dentro del acto sexual y la fantasía lleva de la mano aspectos quizás más crueles, o menos convencionales.

antifaz3

Estudios psicológicos desde épocas tempranas asocian el sadismo y el masoquismo a perversión y crueldad, a enfermedad mental, sin embargo, no es hasta 1994 con el avance del psicoanálisis, que los practicantes del BDSM pudieron reivindicarse como personas con una afectividad diferente y se ha logrado deslindar estas categorías en dos vertientes, no es lo mismo agredir a personas inocentes desde una postura de enfermedad que practicar BDSM consensuadamente, como un juego, donde ambos participantes están envueltos en el rito por puro placer y con conocimiento de sus pasos.

dominatrix

Para nada es obligatorio entregarse a una relación donde el BDSM esté incluido, es cuestión de gusto y hasta en las parejas más sádicas, llegar a grados elevados de dolor es una decisión, se sigue o no, a petición de la persona que está siendo sometida.
Sorprende la hipocresía social de muchas personas, tanto hombres como mujeres que se expresan con desprecio de este ritual, y luego a hurtadillas consumen películas, libros y hasta acceden a sitios donde puedes ser Dominante o sumiso(a) de un desconocido(a). La naturaleza humana es increíble y retorcida.
Términos, prácticas, costumbres, existe toda una historia accesible para los interesados en conocer del tema, nuevas tendencias y ramificaciones, además, cada cual lo practica hasta los límites que desea, siempre que su consumo le alimente el morbo y le incremente el goce a su sexualidad.
Estudios indican que el 70% de los hombres tienen la fantasía de ser atados por su pareja durante el acto sexual, y que el 80% de las mujeres que se han inclinado a estas prácticas disfrutan más el rol de Dominatrix, quizás, y esto es mera especulación, por el hecho de romper de alguna forma con siglos de machismo acendrado, donde en una relación de sexo la voz cantante y el placer primordial son del dominio masculino.
Lo cierto es que los juegos de roles se abren espacio en la realidad actual, de manera abierta o no, pero como una opción de descubrimiento y revitalización de relaciones de pareja rutinarias, o asumidos como práctica común.

14 Responses

  1. sherezada dice:

    Has dicho algo que es clave Duda: “practicar BDSM consensuadamente, como un juego, donde ambos participantes están envueltos en el rito por puro placer y con conocimiento de sus pasos.” Lo principal para esta práctica es justo eso: que sea concensuado y que a ambos les de placer, fuera de eso no hay mucho más que decir.
    El sexo tiene tantas aristas y nuestras personalidades son tan diversas que a unos nos gustan unas cosas y a otros otras, así que en el sexo, nada que funcione bajo esas premisas que mencioné antes, es insano o censurable.
    El BDSM es mucho más que pegar e infundir dolor. La sumisión lleva un placer implícito para quien le da morbo, claro está, el dominar, el ser dominado, el estar a merced de lo que quiera tu pareja sin saber qué será. Incluso el masoquismo, no es dolor por dolor, es que hay quien siente placer con el dolor, se excita, llega al orgasmo, eso es un hecho.
    Yo pienso que lo principal es conocer, saber bien de qué va la cosa. Hay códigos, hay reglas, y el objetivo siempre, siempre, es el placer mutuo.
    Buena entrada Dudú. Estas cosas hay que hablarlas.

    • duda dice:

      Hablarlas y conocerlas. Como tú, soy partidaria de que en sexo cualquier postura es válida si va a dar placer, experimentar caminos nuevos colorea la relación, la saca de la rutina, es similar a conversar sobre qué sitios de tu cuerpo son los más erógenos, que en todas las personas no es igual, eso hace que el placer se multiplique, que un encuentro sexual llegue a ser…como yo repito. mágico y liberador.

  2. Helly Raven dice:

    Para serte del todo sincera: siempre me ha gustado el BDSM, antiguamente tuve un novio al que le gustaba (en parte) practicar un poco de esto…y era muy divertido!!!
    🙂 Creo que, al menos si es consentido, hacer este tipo de cosas no es algo de lo que tengamos que avergonzarnos ni sentirnos mal, no son personas enfermas ni raras las que practican el BDSM, solo humanos que desean experimentar un poco de cuando en vez. Cada uno va a los toros como quiere…disfrutemos de lo que nos da placer sin importar en qué piense la gente.
    Das Vidania…Kuss Mom

    • duda dice:

      Bueno, a mí también me gusta, pero no en sus versiones agresivas in extremis, nada de golpes. Pero antes de tener acercamientos con este estilo de vida era de las que lo miraba con cierto resquemor, por eso aconsejo estudiarlo y practicarlo aunque sea en las formas más simples, aporta fantasía, lascivia, morbo, y eso la relación de pareja lo agradece.
      Kuss girl!

    • Monster Girl dice:

      Tienes razón Helly Raven, cada cual tiene derecho a disfrutar de su sexualidad cmo mejor le plazca, y por lo mismo considero q no debe estereotiparse negativamente a este tipo de relaciones.

  3. myth dice:

    Si te lo tomas como un juego pierde muchísimo sentido… particularmente me encanta todo lo que tenga que ver con dominación y sumisión, pero me gusta mucho más que la dominatrix en cuestión se sienta superior y disfrute siendo y demostrando ser superior, no que interprete un papel.

    Y nada de limites, eso es aburrimiento, ella es la reina y yo soy el esclavo, si me quiere enviar a la guillotina… pues habrá que buscar una guillotina xd.

    • duda dice:

      Si te sientes a gusto, bien por tí.
      Asumirlo como juego o que sea una parte esencial de tu sexualidad depende de la pareja. Lo más importante, a mi modo de ver las cosas es que ambos lo disfruten, en el rol que escojan.
      Gracias myth, me gustó MUCHO tu comentario.

    • sherezada dice:

      Un juego sexual myth, no creo que llamarlo de ese modo le haga perder sentido, ni que signifique que no lo tomamos en serio. En las prácticas reales -o sea, no las profesionales- se supone que nadie interprete un papel, sino que ambos disfruten con su rol: dominar o ser dominado, lo otro sería fingir, y ahí sí que perdería todo sentido. En cuanto a lo de los límites, mira, yo sí pienso que deben trazarse, solo que cada quien, cada pareja, sabe cuáles son los suyos propios. Tal vez tus límites estén a 1000 km, pero los de tu chica están a 500, entonces hay que hablarlos. En el mundo del BDSM no existen códigos de comportamientos, existen reglas, una de ellas es cuidar la integridad física de los participantes, así que tu guillotina está totalmente fuera de cuestión jajajjaaj Esta práctica no va por la cuerda de dañar así como así, de hazme lo que quieras aunque no dé placer, no, esto va más por la cuerda del dolor que da placer, de empujar los límites hasta donde el morbo dé, sin cruzar la línea del abuso o el daño, del desagrado y el mal gusto. Incluso no siempre se trata de dolor, la sumisión no siempre tiene que ir ligada al masoquismo. Este mundo es muy rico, y aun nos queda mucho por explorar en él. 😉

      • myth dice:

        ¿Cuidar la integridad física de los participantes? Sherezada no parece tener mucho material de heartless queen xd.

        Lo de la guillotina es broma, salir respirando de la sesión de sadismo es la premisa… o no podrás volver a repetirlo. Para mi la violencia física es lo menos atractivo, aunque algunas cosas no están mal… pero lo otro, la violencia psicológica y la humillación, es lo más fascinante que existe, allí no pondría nunca un limite, es más, espero creatividad total.

        En Cuba la cosa complicada (como todo en esta “genial” isla), debido al pensamiento rectilíneo de los cubanos, si por ejemplo alguien saca a pasear a otro alguien, tipo mascota, eso es muerte social con toda seguridad, en otros lugares no es así, la depravación no es tan mal vista. Incluso encontrar aquí en Cuba personas que le guste, al menos de la manera que me gustaría a mi que se hiciera, es complicado, porque una cosa es pasar un rato con tu pareja (o con quién sea), pero solo un rato, con roles de dominación y sumisión, y otra es vivir largas temporadas bajo ese estado, o sea, llego todos los día a la casa y tú eres mi dueña, en la casa, si salimos, en el trabajo, todo el tiempo y en todo lugar.

        ¿Existirá alguna mazmorra bdsm en cuba?

        • sherezada dice:

          A ver, lo de la guillotina por supuesto que no lo tomé literal, como tampoco lo fue mi respuesta al respecto (fíjate en el “jajaajja”)
          En cuanto a lo de integridad física de las personas implicadas en la práctica, a ver, tal vez no he tenido acceso a todo el material que has tenido tu, y estoy segura que me falta muchísimo por aprender al respecto -tal como terminé diciendo en mi comentario anterior- pero, según he visto y leído, al menos en las prácticas seguras de sadomasoquismo se cuida que las personas no terminen con daños de salud, y a eso me refiero con integridad física, no a par de moretones, o un dolor aquí o allá, sino a que la salud de las personas no debe deteriorarse por llevar a cabo estas prácticas. Y es aquí donde pienso que hay que saber qué es lo que se hace, y cómo hacerlo, que es importante para la pareja hablarlo todo previamente y establece las bases, saber hasta dónde cada uno está dispuesto a soportar. Está la sensación de asfixia, por ejemplo, super excitante para muchos, pero es esta una práctica que ha de hacerse con sumo cuidado porque nadie quiere terminar con su pareja muerta en la cama, y mucho menos quiere nadie ser el propio muerto.
          Tu mencionas la humillación, que te gusta extrema, en todo lugar, por un tiempo prolongado, vale, es tu gusto, pero no a todo el mundo le gusta así, hay quien prefiere que no trascienda de las paredes de la habitación. Entonces, una vez más, hay que hablarlo y hay que conocer los límtes de cada uno, si los hay y hasta donde.
          En Cuba es difícil, mucho, desde tener un juguete sexual hasta no verte como un depravado por jugar con este. Es difícil hasta aceptar que la masturbación femenina es puro placer, y que no hay suciedad en esto. Pero es el lugar en el que vivimos, y a este hay que adaptarse. Así que practicar el sexo con ciertas tendencias DBSM en esta Islita se puede, aunque tal vez tengas que ajustar un poco tus límites.
          En cuanto a si existe un lugar así aquí en Cuba, no me asombraría si existiera, pero en realidad creo que nos falta mucha cultura sexual todavía (hablando de forma general) para llegar a establecer un lugar como este que sea respetable. Por otra parte, al cubano le cuesta tanto ser discreto, y le gusta tanto la especulación, es tan irrespetuoso e irreverente, que no se si realmente nos funcionaría tener un sitio como este.

          Pd: Dudus, sorry por haberme extendido, es que esto tiene tela por donde cortar, y cuando aparece alguien que te da cuerda en una tarde aburrida, imagínate jjejejejeej

          • duda dice:

            Nada de qué disculparte…me encanta la conversación en que andan…
            Lo interesante es ver cómo cada quien tiene sus propios puntos de vista y logra defenderlos con seriedad e inteligencia.
            Les felicito a ambos por esto.

          • myth dice:

            Duda, también puedes comentar algo.

            Si quieren les envió algunos videos… para que se entrenen xd, nada de “sexo” y todo el mundo con todas sus vestimentas intactas sobre el cuerpo.

          • duda dice:

            Sería interesante…pero con esto no me atrevo por mail, no es lo mismo que la música, si me pongo fatal y pone sus ojos en mi bandeja algún “censor” puedo enredarme.

            Bueno, me gusta el BDSM, el porno, el erotismo y toda la gama sexual existente, como mismo plantea Sherezada, son cosas de las que uno no habla porque la mayoría de las personas “aparentemente” las rechaza. No vivimos en una sociedad moderna y desprejuiciada, todo lo contrario, y hay que regirse por conceptos sociales establecidos aunque uno no quiera.
            Tampoco te encuentras adeptos en cada esquina. En mis años (que no son pocos) sólo dos hombres han entendido y participado de mis gustos en esta corriente.
            Pero sí lo puedo interpretar como un juego, como un cambio, como una fantasía hecha realidad y no creo que me sentiría cómoda viviendo una situación de sumisión o dominación continua…creo que llegaría a aburrirme. igual no he tenido la posibilidad de hacerlo.
            La sexualidad humana es multifacética, cada quien tiene un universo que destapa o no, fíjate, quizás encuentras a la pareja ideal en términos sexuales, logran una química perfecta en materia de sexo, pero, una de las partes no entiende el BDSM y entonces el otro tiene que guardarse sus inclinaciones si quiere persistir en la relación…o, buscar fuera de ésta la satisfacción del instinto más ancestral, que lo lleva a sentirse plenamente en goce cuando es amordazado, o flagelado, o martirizado o humillado.
            ¿Tela por donde cortar? Mucha, creo que tendremos para algunas sesiones de conversación sado.

  4. sherezada dice:

    Sería muy bueno tener acceso a ese material que nos brindas Myth, pero me pasa como a Duda, no me atrevo por mail. Pero caray, me encantaría tenerlo.
    También coincido con Duda en eso de que una situación sostenida de humillación creo que terminaría por aburrirme, no se, me parece que perdería un poco la motivación, pero esto no solo con el tema humillación, sino con cualquier otra práctica. En el sexo tengo más gusto por el cambio, el hoy esto mañana lo otro, y no es que no pueda repetirse, pero no es lo mismo repetir que sostener. Ahora, está el tema “fantasías”, evidentemente myth tiene una fantasía con esto, ser sometido por un tiempo prolongado por una chica con un nivel de creatividad lo suficientemente alto como para hacérselo placentero. El tema con las fantasías es que, cuanto más las alimentas más deseables se te hacen, mas morbo te dan, y te descubres luego incluso añadiendo cosas y más cosas. Yo no he tenido esa fantasía de ser humillada por tiempo indefinido, así que a mi el morbo no me muerde por esa parte. Sin embargo, tengo otras que sé que mucha gente no entendería. Y es que es así con el sexo, cada persona es una Isla, y vamos buscando quién esté dispuesto a naufragar con nosotros, o sea, el match. Una vez que te gusta la práctica del BDSM no creo que sea demasiado fácil encontrar a otra persona que te siga de igual forma, pero también la mente es moldeable, manipulable, y lo que no consideraste hoy puedes llegar a considerarlo mañana, lo que hoy sientes que no te gusta puede llegara gustarte mañana, existe la seducción, la persuación, el convencimiento.
    En mi opinión para abordar posturas BDSM hay que tener madurez, y respeto por la práctica, es un juego para tomarse en serio, e insisto, hacerlo por placer, no por sentir que somos avanzados en temas sexuales o tenemos la mente abierta. El BDSM compromete el cuerpo completo, y compromete la mente, pero hecho con todo el placer , el morbo y el ertoismo que requiere puede resultar altamente liberador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *