Monthly Archives: mayo 2016

post by duda | | 25

Conversación erótica

“Y me excita que me tientes, que propongas, que eternices.
Bailan mis neuronas una danza ancestral de lujurias cuando leo que te caliento.

Y vuelo, hacia regiones inexploradas de mi mente, en las cuales esperas tú, abriendo una puerta hacia …desde…las definiciones ya sobran, si pudieras escuchar cómo late mi corazón. Si pudieras entender cómo un verbo puede desencadenar el Paraíso.

Si tan sólo sintieras el rubor de mis mejillas. Mi sed. Mis alas
Si por una maldita vez no te deseara tanto…podría escribirte que eres una semilla que crece, que se torna un árbol milenario.

Pero te deseo de otra forma, te deseo en tu piel de hombre…

De hombre…fíjate, qué simple término, que común, que poco adornado y sin embargo..eso eres para mí:
Un hombre, que satisface mis ganas de mujer…”

post by duda | | 12

Alerta de seguridad

“Si apareces, trataré de cuidarme,
y si no, me irá como me vaya
sin Julietas, sin hechizos…”
S. Feliú

Durante la tregua,
archiva un trozo de tu salvaje encanto
convence a mis brujas
haz guiñapos las escobas,
así, es fácil mentirles.

Encubre la muestra
de tu inmortalidad satánica,
de tu deseo de volar
girondiando una mujer que no existe,
pero que añoras.

Soy Valkiria y tú Dios,
ambos, des hechos y torpes,
en la lumbre de las piedras.

post by duda | | 12

Letras y ardides, añadido de nostalgia

Recuerdos

Cuando se acerca la no estación, me amenaza un recuerdo. Octubres para un solsticio fuera de tiempo, avatares del círculo en que la vida merodea, y se niega a poner fin. Sobre una mesa nocturna no puedes relucir, eso lo sé, eres un ser humano, no una partícula de luz, sin embargo, cuando cae la sombra sobre el sol de este mes de aniversarios, es imposible que no brilles en mi taza de té, en mi chal descolorido por el uso, en el borde de mis lentes.
Diciendo: “Sólo loco, sólo poeta” y apropiándote de los espacios de mi lucidez, inmaterial y lejano, pero de tantas maneras corpóreo, dentro de mí.
El poderío de los vientos otoñales combina con la maestría de tus letras en algo cierto: hacen añicos mi sensatez. Y no hay sitio ya adónde escaparme…

Licores

Perfumados en el contraste de la copa, medio llena, algo vacía,
de verbos masculinos, de tardías siembras jugosas
Olor rancio a confesiones, a romance, a dolor
Tan sólo grises rutinas de calma
ardides contra el optimismo

Velero

Los restos del naufragio flotan desordenados por la arena. Los sonámbulos del amanecer recogen a su antojo piezas de una vida ajena que expira, húmeda, velas encharcadas cubren los cadáveres. Ella protege con sus brazos el cuerpo del muchacho, él, conserva en el rostro la última caricia. Poco a poco desaparecerán bajo los granos de caracoles, detrás de los peces y la sílice, No hay nada que se oponga al destino, nada que pueda burlar un final decidido por los dioses. Un transcurrir monótono de las edades los convertirá en leyenda, pero hoy son sólo eso, un amor muerto.

Mes con agujeros

Vinilos, tapices, cámaras fotográficas
un deshecho anhelo en la pared
una sonrisa
Dylan para los genios
una propuesta aventurera y algunos rostros

Luego, la calle vacía
los tajos del desprecio, las miradas acusadoras
una mujer como un cofre
que envejece poblado de historias

post by duda | | 17

Censurado

La joven con el vestido cortísimo se acomoda sobre el taburete ante la barra. El aire acondicionado del bar no logra disipar del todo la tenue capa de humo de los cigarrillos, algunos legales, otros no tanto en esta parte de la ciudad. Cazadora experta estudia con disimulo a los presentes, potenciales usuarios de su noche.
Ligeramente abre las piernas blanquísimas, para buscar equilibrio en el asiento, el gesto hace que la saya suba un poco más y muestre la morbidez juvenil de sus muslos, anchos, envueltos en una fina malla transparente. Suficiente ademán. Un hombre se le acerca y con la mirada ordena al mesero que ponga una copa nevada delante de las manos de la chica, que le mira, retadora, mientras su lengua humedece despacio los labios entreabiertos. Cual navajas los ojos masculinos se adentran en el escote, descienden por el fino pliegue de los senos apenas sostenidos por la lycra suave, se detiene en la cintura, para luego regodearse en la amplitud de las caderas, herencia de antepasados en mezcla divina de blancos y negros, talismán de deseos oscuros, al borde de la explosión.
Ella disfruta la exploración visual, la sigue con ojos escrutadores, con las manos recorre su epidermis al mismo tiempo que las pupilas masculinas, marca los pezones encabritados, el abdomen liso…Llega al centro de su cuerpo y, sin dejar de mirarlo, con la complicidad semi oscura del sitio, introduce los dedos en su vagina, despacito, masajea sin prisa su rosados labios, su clítoris duro, el hombre jadea hambriento, desbocado, caliente, a duras penas guarda la compostura y la deja hacer, sólo el creciente bulto en su pantalón y la dilatación de sus iris muestran su estado.
La chica se masturba ansiosa, experta, analiza las reacciones que provoca, mide los decibeles del deseo varonil; cuando el sudor comienza a perlar la frente del hombre, saca los dedos húmedos y mientras se muerde los labios, los pone cerca de la nariz de su víctima, y luego dentro de su boca, él lame jadeante el sabor a hembra en celo, el salado elíxir que le llevaría a someterse al capricho más loco.
Se pone de pie y deja un billete sobre la madera, agarra el brazo de la mujer y la impulsa a seguirlo hacia la puerta de salida. Se pierden en las sombras callejeras.

El camarero recoge las copas y el dinero, sutilmente le guiña un ojo a una silueta en la oscuridad del fondo…una muchacha con un diminuto short aparece por el pasillo, ocupa una silla en una de las mesas cercanas al bar, y enciende un cigarrillo…

post by duda | | 6

Alucinaciones III

Cuerpos húmedos respiran liberados en el acto sagrado del sexo carnal. Entonces corre la madrugada. Siento que me cubre de ternura, veo, el salón de los ecos susurrantes henchido de tonadas andariegas, al sol palidecer por un beso del aire, a los elfos bañarse en vino, tras la cosecha de tulipanes púrpura. Recuerdo que he visto así tus manos agrietadas por el insomnio, algunos poemas que se suicidan en los labios de las mujeres desdeñadas, escalofríos de un temblor que remueve los velos de la memoria. Se acercan, juntos, el pasado y el futuro de la mano, inventándose un romance poderoso, contemplo a tus ojos relucir cuando las niñas bailan la danza de los cisnes, en nívea inocencia. El desbocado palpitar de los deseos, y mi espera, feroz, persiguiendo a un cowboy que se funde con las tinieblas.
Reconozco con los rayos de la mañana que soy voluntariosa y perseverante, que traigo de dudas y silencios la piel, y el aura coloreada por el júbilo de saberme lista para cruzar la frontera de la irrealidad:

Sube al rompiente de mis pechos
escala una a una mis mareas

Así, manso y preciso,
déjate adormecer por el oleaje en mis muslos

Domina el fuego en mi pleamar
brinda conmigo,
por las sirenas mudas y los dioses tolerantes…

post by duda | | 6

Desnudez sin cortinas

Objeto de censura y tabú para millones, es desnudarse delante de una lente, un pincel o los ojos de algunos (o cientos) de espectadores. Me pregunto cuánto más tendrá que girar el mundo para que podamos ver y vivir las actitudes de la humanidad sin escandalizarnos.

Al igual que con la desnudez física, la postura sexual, política o social, cada manifestación que se convierte en revolucionaria o diferente arrastra consigo la incomprensión, entonces, nosotros humanos civilizados, que proclamamos a los cuatro vientos nuestra apertura mental ante los pensamientos, conductas y derechos enseguida nos alborotamos cuando algo o alguien, aparentemente “viola” lo aceptado, lo establecido, lo dado por hecho.

Pienso que estamos en pañales ante el mundo circundante en casi todos los órdenes, y, desgraciadamente, no poseemos la visión, la madurez y la tolerancia para respetar y aceptar criterios que se enfoquen de forma diametralmente opuesta a la nuestra.

¿De qué vale que luchemos contra la homofobia y las personas LGBTI tengan un día para expresar su idiosincrasia si no podemos entender que otros prefieran las derechas y no las izquierdas? No voy a ser más explícita, quiero que el blog sobreviva. Pero, me duele ver cómo la postura de Censor, nos priva, nos acalla, nos amordaza ¿por qué? Por mostrar que blanco o negro no tiene que ser siempre la elección, que puede ser verde, azul o gris e igualmente se puede amar, creer y respetar sin amenazar a nadie… O a nada.

Un simple ejemplo: Las cortinas del balcón de mi amiga Vivian son rosadas. Y en ocasiones he opinado, sentada en su salita chulísima, que debían ser azules, porque contrastarían con una bella reproducción de la niña en la playa de Joaquín Sorolla, que preside la pared de su casa. Vivian me mira de reojo y contesta: “es posible” , y argumenta que a ella le gustan rosadas porque si me fijo bien, algunos tonos en la arena presentan reflejos rosas…y así, sentadas juntas, copita de vino dulce mediante, nos enfrascamos en la discusión amena y respetuosa de los dispares gustos, ella no siente que ataco su decisión, yo no siento que estoy invadiendo su espacio privado, es únicamente la convivencia de dos opiniones distintas, que, no por serlo nos vuelve enemigas, o contrincantes.

¿Por qué no pueden entender todos que no estamos obligados a pensar de la misma forma?

Por suerte Eva y Adán, La maja desnuda, Baco, David, sobreviven sin cortinas…

post by duda | | 6

Nana para despertar a mi brujita

Bueno, ya es sabido por los asiduos al blog que ser madre es mi ocupación preferida.
Por alguna página anterior está una carta para Ernesto, mi hijo, cuando iba a cumplir con la previa del Servicio Militar, nuestra primera separación.
Tengo otra hija, se llama Camila, y aunque esto que voy a publicar lo escribí para ella cuando aún no tenía mi estatura, ni pensaba en amores adolescentes, y mucho menos se esforzaba al máximo para ser una bailarina que nos dejara pasmados, sigo viéndola con su cabecita rubia, sus ojos preguntones y su traviesa curiosidad. Eso tenemos las madres…no vemos cómo los hijos dejan de ser nuestro bebé jamás.

Nana para despertar a mi brujita

Despierta criatura
que ya las mariposas
riegan sus colores
haciéndote alfombra.

Hoy quiero llevarte
a un nuevo planeta
sobre mí, a horcajadas,
o en una avioneta.

Allí espera amable
un elefantito
que por dos caricias
carga tu atavío.

El día está hermoso,
–regalo de un ángel-
si te demoras, bruji,
se nos va el carruaje.

Muévete, Camila
ya casi no hay tiempo
que para llevarnos
se me ofrece el viento.

!Ay chiquirritina!
tierna y holgazana,
por tu dormidera
hoy no haremos nada

post by duda | | 7

Dulce María Loynaz, el anonimato por nombre

Esta entrada está dedicada especialmente a Vivian, que sin saber, anticipó el trabajo que ahora les pongo a consideración.

 

                                                      dulcema


“Yo no digo el nombre, pero está en cada estrella que abre, en cada rosa que muere.
Yo no digo el nombre, pero lo dice la alondra en su primer saludo al alba y el ruiseñor al despedirse de la noche.
No lo digo, pero, si lo dijera, temblor de ruiseñores habría en mi pecho, sabor de luceros en mi boca y rosas nuevas en el mundo.
No lo digo, pero no hay para mí, en este mundo nuestro, alegría, dulzura, deseo, esperanza, pena que no lleve ese nombre, no hay para mí cosa digna de ser llamada, que no se llame de esa manera.
Y nada llamo, y nada digo, y nada responde al nombre que no se pronuncia, que no pasa de mis labios, como no pasa la inmensidad del mar del hilo de arena que le ciñe la playa…”

Encabeza esta entrada el poema LXVI de, a mi juicio, una de las poetisas más prolíficas de nuestro país, Dulce María Loynaz y Muñoz (1902-1997) sin embargo, no es hasta el año 1992 cuando es galardonada con el Premio Cervantes de literatura en lengua castellana que comienza a ser difundida su obra.
Vasto recorrido por la poesía y la prosa realizó esta mujer, proveniente de una familia con tradición mambisa, donde la educación que recibió en sus primeros años, estuvo a cargo de preceptores en el hogar, lo cual no impidió que se matriculara en la carrera de Derecho en la Universidad de la Habana.
El tránsito por su obra se convierte en un descubrimiento de fuerzas combinadas entre lo sobrenatural y las más elementales necesidades de afecto de los humanos, mujer sensible y delicada, al menos en la superficie, hace entregas tocadas por el lirismo más elegante que se pueda imaginar:

“El mar es un jardín azul de flores de cristal; pero la playa es siempre para morir. Mi playa de morir tú eres… Son tus ojos que me cercan, que me rompen la ola. Y con el mar en los brazos y el horizonte abierto, he de morir en ti, playa gris de tus ojos, fortaleza de un grano y otro grano, muralla de musgo, escudo de vientos”

Desgraciadamente, aún su obra no aparece en los volúmenes escolares donde se estudia la Literatura, y creo que es necesario que esto se revierta, los cubanos necesitan conocer la obra de Dulce María, su legado literario, su ímpetu y su derroche de creatividad.
Obras como “Bestiarium”, “Jardín”, “Poemas sin nombre”, “Fe de vida” y otros, marcan un período de oro en las letras cubanas, de la mano de una mujer que supo volcar en versos sus más íntimos dolores, sus más excelsas pasiones.
Mi recomendación, los interesados pueden acercarse a la casona del Vedado, hoy Centro Cultural Dulce Ma Loynaz, y atrapar algo del espíritu de esta mujer, que ronda los jardines, los salones, que crepita en el silencio de los muros, como si su voz, cercana y tibia susurrara:

Tiempo
El beso que no te di
se me ha vuelto estrella dentro…
¡Quién lo pudiera tornar
—y en tu boca…—otra vez beso!
Quién pudiera como el río
ser fugitivo y eterno:
Partir, llegar, pasar siempre
y ser siempre el río fresco…
Es tarde para la rosa.
Es pronto para el invierno.
Mi hora no está en el reloj…
¡Me quedé fuera del tiempo!…
Tarde, pronto, ayer perdido…
mañana inlogrado, incierto
hoy… ¡Medidas que no pueden
fijar, sujetar un beso!…
Un kilómetro de luz,
un gramo de pensamiento…
(De noche el reloj que late
es el corazón del tiempo…)
Voy a medirme el amor
con una cinta de acero:
Una punta en la montaña
La otra… ¡clávala en el viento!

post by duda | | 16

El ciclo de las pasiones

Me he sentido, desde el inicio, honrada con tu amistad, pero no creo haberte dicho nunca públicamente o en privado, cuánto te admiro, como escritor, como hombre, como ser humano, como padre y como hijo. Hoy lo hago, porque alguien que quiero mucho me envió una reflexión en la que se defiende el criterio de que es importante decirles a las personas que amas lo preciosas e insustituibles que resultan.

COLLAGE DE DOS


“Este hombre entiende la ternura. Convierte la emoción más insignificante, el latido ignorado por muchos. Tiene el don de la palabra y trenza sabiamente los hilos invisibles de la seducción, no se lo propone, es sencillamente parte de su esencia”

Corría el invierno caliente de la Habana, como siempre, matizado por conversaciones y amistades de estreno, aparecía fugazmente una frase inteligente o atípica, se bañaba en letras cualquier hora.

“¡Recuerda! que el Tiempo es un jugador ávido
Que gana sin trampear, ¡en todo golpe! es la ley.
El día declina; la noche aumenta: ¡recuerda!
El abismo tiene siempre sed; la clepsidra se vacía.”

Así, a cuatro manos se teje una travesía de lirismo recién parido o pensado al detalle, hoy, algunos(as) preguntan qué era aquél bombardeo diario de textos dedicados o no, aclarados o no, auto apropiados o no. No lograría explicarlo. Una contienda poética que dejó siempre ganadores, satisfechos lectores en un sitio donde se batieron los récords de lectura, donde se abrió un camino.

“Siempre he estado desnuda ante ti…esperando que lo notaras.
Y todas mis vidas no dejan de gritarte : !Ven! !Entra! !Atrévete!
Me gustaría olerte, despacito, tocarte, tranquilo y cálido.
Morder tu boca, y luego lamerla, para quedarme con el sabor de tu deseo.
Me gustaría disfrutar de ti sin tiempo, sin futuro ni pasado, sólo poder decir que en un momento de tu vida real fuiste mío, en cuerpo y alma. que en ese espacio que compartimos no necesitaste nada más”

¿Qué somos-fuimos?
Eso, poesía de mentes tocadas por un sentimiento imposible de nombrar, por la magia de pasajes andados de la mano de poetas muertos, vivos, futuros, lejanos. Nunca habrá explicación ni distanciamiento, aún, en medio de la Tempestad, somos hijos de una bendita coincidencia del azar…sonidos y conversiones…

“La (nuestra) historia es humana, como todas;
Incluye amor, pasión, sexo, olvido, sentidos…
Invasiones, privacidades, alivio y dolor…privaciones.
Soy yo. El otro. ¿Recuerdas?”

Matices. Ansiedad. Símbolos. Pasado. Juicios. Amistad. Un todo que se nutre a diario con la verdadera expresión de los detalles imprescindibles.

post by duda | | 8

Intermedio

Queda sí, el hambre ancestral y el misterio, las letras que brindan por el recuerdo de las tardes compartidas, la sencillez de un sentimiento limpio y perenne. Y las asonancias:

Intermedio

Amo la asonancia entre mi ombligo y tu boca
y el vino que mientras proscribe el aburrimiento, eleva
tu lengua invade y mi piel transpira, un giro, otro
ríes las cosquillas de mis cejas
mis lógicos argumentos de física cuántica,
mi matemática precisión en los desnudos perversos

Mientras de hierbas y ácidos desvariamos
lunáticamente idos, frenéticamente ciertos
somos dos, rumiando planetas
canturreando nanas
navegando en idiomas de otros tiempos

Comprendí sentada en tu árbol lo que me mostrabas
entre veneno y semilla
entre tisana y secreto.

Hombre-Mujer-Ansia-Sexo
todas las palabras y todos los tropiezos
la mecha y la lumbre
yo tonta y tú terco
las definiciones del mundo cuando nos olemos.